"John Carter" (Andrew Stanton, 2012)

critica-de-john-carter

Entre los escritores que han dedicado su tiempo a inventar mundos perdidos y civilizaciones imaginarias destaca Edgar Rice Burroughs. Aunque su obra maestra es Tarzán de los Monos, muchos lectores admiran la Saga de Barsoom, en la cual se inspira esta superproducción que dirige Andrew Stanton, y que supone el primer lanzamiento del sello Pixar protagonizado por actores reales.

Brillante, entretenida y también previsible, John Carter llega a nuestras pantallas con un problema que algunos críticos han convertido en patología: pese a ser la antecesora de Star Wars o Avatar, la historia de Burroughs es un dulce ofrecido a espectadores con hiperglucemia. Poco importa el prestigio de su autor o su condición de pionero, la audiencia de hoy es más cínica o está demasiado saturada de referencias como para apreciar debidamente este relato sencillo, encantador y pasado de moda.

John Carter es pulp. Ni más ni menos. Narrativa popular a la antigua usanza, con todos los inconvenientes y virtudes que ello supone. Pese a algún altibajo narrativo, la película tiene más encanto, sinceridad y gracia visual que el aluvión de armatostes de diseño que Michael Bay y sus seguidores se han empeñado en regalarnos. Sin embargo, la opinión en torno a la cinta ha ido desplazándose como una bola de nieve desde mucho antes de su estreno, y hoy parece haberse asentado la idea de que no es un buen largometraje.

Nada más injusto. Los espíritus de Burroughs y de los autores de Weird Tales han lanzado sus bendiciones sobre este estupendo espectáculo, tan ingenuo, ágil y luminoso como los seriales de los años treinta y cuarenta.

La desenfrenada imaginación del texto original está en la película, y eso que Stanton modifica el libro de Burroughs con buen gusto y sentido de la oportunidad. Quizá un desarrollo más amplio de algunos tramos hubiera sido beneficioso, pero no se puede tener todo, y la perfección no es una de las claves del género.

Los aficionados al pulp (me refiero a los que leen pulp y lo disfrutan, no a los que adoptan la pose de haberlo leído e invocan su nombre en vano) están de enhorabuena con este John Carter. Estoy seguro de que, con el paso el tiempo, será una cinta cada vez más apreciada.

{flowplayer size=755x450 img=/images/ABRIL/videojohncarter.jpg}mp4://JohnCarterofMars_TLRB512{/flowplayer}

El pulp, tal y como lo entendería un espectador del siglo XXI, ya no es un subgénero en el que la épica o el misterio se expresan con ingenuidad o con sencillez. En todo caso, no hay que alarmarse: incluso una cinta de gran presupuesto como John Carter –inicialmente titulada John Carter of Mars– puede recuperar el tono que caracterizó aquellas historias que, entre 1920 y 1940, fascinaron a un público ávido de romances, peligros y golpes de efecto.

Andrew Stanton, uno de los responsables de la consolidación de Pixar y director de un clásico moderno como WALL-E, cuenta en esta oportunidad con una pareja protagonista que ya coincidió en X-Men Orígenes: Lobezno. El héroe terrestre John Carter es encarnado por Taylor Kitsch, que fue Gambito en la mencionada película, y su amada, la princesa marciana Dejah Thoris, es Lynn Collins, a quien recordamos como la pareja de Lobezno en aquel spin-off de X-Men.

El excelente reparto se completa con Willem Dafoe (Tars Tarkas), Thomas Haden Church (Hajus), Samantha Morton (Sola), Dominic West (Sab Than), Polly Walker (Sarkoja), James Purefoy (Kantos Kan), Mark Strong (Matai Shang), Ciarán Hinds (Tardos Mors) y Daryl Sabara (Edgar Rice Burroughs).

Quien desee hacerse una idea de cómo ha diseñado Stanton el Marte que soñó Burroughs, debe tener en cuenta las cuatro referencias audiovisuales que el director menciona en sus entrevistas: dos películas, Apocaplyto y Lawrence de Arabia, y dos miniseries, Roma y Shogun.

Obviamente, muchos lectores no están familiarizados con el libro que sirve de base a este guión. Y eso es algo a lo que conviene poner remedio, porque Una princesa de Marte es un clásico que no debe faltar en la biblioteca de cualquier aficionado a la fantasía.

John Carter

Del libro a la pantalla

"Un día de otoño de 1911 –escribe Carlos Sáiz Cidoncha–, Thomas Newell Metcalf, entonces jefe de redacción de la revista mensual norteamericana All Story recibió un curioso manuscrito firmado por un tal Normal Bean. Llevaba el título de Dejah Thoris, Martian Princess, y se refería a una serie de formidables aventuras, muy del gusto de la época, que se desarrollaban por añadidura, tal como el título prometía, nada menos que en el planeta Marte. El escritor se llamaba en realidad Edgar Rice Burroughs, un hombre de treinta y seis años, casado, que a la sazón trabajaba como ejecutivo en una fábrica de sacapuntas. Ni buscándola con candil hubiera podido hallarse una profesión más alejada de toda idea de aventuras ni hazañas exóticas. (...) Y puede decirse que aquel día otoñal de 1911 constituyó un verdadero hito en la vida de nuestro hombre, modificándola total y completamente. Pues a Metcalf le gustó la historia marciana, firmóse el contrato y la obra vio la luz en febrero de 1912 con el título de Under the Moons of Mars (Bajo las Lunas de Marte), y firmada con el pseudónimo ligeramente alterado respecto al original, de Norman Bean" (Prólogo de Tarzán y el hombre león, Editorial Juventud, 1994).

El protagonista de la novela es John Carter, un oficial sudista que, perseguido por guerreros apaches en el desierto de Arizona, encuentra refugio en una cueva donde se apodera de él un extraño sortilegio.

Viaja a Marte, un planeta devastado por guerras y luchas de poder, y allá se enamora de esa bella marciana, Dejah Thoris, que dio su título definitivo al libro de Burroughs, Una princesa de Marte (A princess of Mars).

Con esta obra, el escritor, emprendió uno de los ciclos más memorables del pulp: la saga de Barsoom, una exuberante aventura que tuvo gran influencia en la narrativa fantástica posterior y en subgéneros como la space opera, en la que se encuadran títulos como La Guerra de las Galaxias o Flash Gordon.

El deseo de llevar al cine este relato es muy antiguo. En 1931, uno de los responsables de Looney Tunes, Bob Clampett, quiso convertirlo en largometraje de animación. A Edgar Rice Burroughs le gustó la idea, pero impuso a Clampett la misma condición que planteó a los adaptadores de Tarzán: el guión debía ser original y no partir de ninguna de sus novelas.

John-Carter-1

Aunque Clampett estuvo realizando preparativos hasta 1936, el proyecto nunca llegó a ver la luz por culpa de la estrechez de miras de la MGM. Decepcionado, el realizador firmó un nuevo contrato con los hermanos Warner, y pasó a la posteridad como responsable del equipo que creó a Bugs Bunny y a los restantes personajes animados del sello Warner Bros.

Ray Harryhausen también quiso llevar al cine las novelas de la saga Barsoom. Treinta años despúes, a mediados de los ochenta, Mario Kassar y Andrew G. Vajna adquirieron los derechos para Walt Disney Pictures.

En un principio, John McTiernan iba a ser el director y Tom Cruise el protagonista. Con una dosis de prudencia inusual, McTiernan comprendió que rodar esta película hubiera sido imposible con el nivel que tenían los efectos visuales en aquel tiempo.

James Jacks persuadió a Paramount Pictures para que recomprase los derechos de adaptación en 2001. Mark Protosevich escribió un borrador del guión y Robert Rodríguez se postuló como director.

La intención de Rodríguez era contar con Frank Frazetta –el ilustrador por excelencia de las obras de Burroughs– como diseñador de la producción.

En el cine las cosas nunca son fáciles. Rodríguez tuvo que dejar el proyecto, y en 2005 Paramount lo reemplazó por Kerry Conran y luego por Jon Favreau.

Cuando en 2007 Disney recuperó los derechos, sus ejecutivos tuvieron claro que Andrew Stanton era el director más adecuado para llevar a buen puerto la película.

El guión es obra de Mark Andrews, que ha contado con un compañero excepcional: el escritor Michael Chabon, ganador del premio Pulitzer por Las asombrosas aventuras de Kavalier y Klay y encargado de revisar el libreto de John Carter.

El rodaje se completó en los Shepperton Studios, de Londres, y en el desierto de Utah.

John Carter

Sinopsis

John Carter llega de la mano del realizador galardonado con un Oscar de la Academia Andrew Stanton (Buscando a Nemo, WALL-E).

La película traslada a este seductor héroe a la gran pantalla en una asombrosa aventura épica que se desarrolla en el devastado planeta Marte, un mundo habitado por tribus guerreras y seres salvajes.

Basada en la primera entrega de su “Serie de Barsoom”, la película cuenta el viaje de John Carter (Taylor Kitsch), un veterano de la Guerra Civil americana, que se ve inmerso en una nueva y misteriosa guerra con un extraño ejército de marcianos, entre los que se encuentran Tars Tarkas (Willem Dafoe) y Dejah Thoris (Lynn Collins).

Edgar Rice Burroughs nació en Chicago y debe su fama a la creación del personaje de Tarzán, que sigue siendo uno de los héroes de ficción más populares de todos los tiempos. John Carter se basa en Una princesa de Marte, la primera novela de Burroughs.

grande3

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © 2012 Walt Disney Pictures y Pixar Animation Studios. Cortesía de Walt Disney Studios Motion Pictures Spain. Reservados todos los derechos.

logonegrolibros

  • B. S. Johnson y "Los desafortunados"
    Escrito por
    B. S. Johnson y "Los desafortunados" En El guión del siglo 21 hablé de la novela que publicó Bryan Stanley Johnson en 1969, The Unfortunates, al referirme a ejemplos de narrativa no lineal o hipertextual: “Un ejemplo literario de estructura en mosaico es la novela Los…
  • Caballero Bonald, retratista y lector
    Escrito por
    Caballero Bonald, retratista y lector Examen de ingenios para la ciencia  es un clásico del ensayismo español del siglo XVI, cuyo autor, Huarte de San Juan, se vio honrado por la censura eclesiástica y una íntegra traducción alemana del siglo…
  • El tiempo…
    El tiempo… Todos sabemos instintivamente qué es el tiempo, pero resulta difícil definirlo. Es ya trillado el comentario de San Agustín de Hipona: "Si nadie me pregunta lo sé; pero si trato de explicarlo no…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

Cartelera

  • Crítica: "Tully" (Jason Reitman, 2018)
    Escrito por
    Crítica: "Tully" (Jason Reitman, 2018) Pocos guionistas de cine se convierten en celebridades, y la fama de esta minoría resulta especialmente efímera. Le sucedió a Joe Eszterhas a raíz del tremendo éxito de taquilla que fue Instinto básico (Paul Verhoeven,…
  • Crítica: "Hereditary" (Ari Aster, 2018)
    Escrito por
    Crítica: "Hereditary" (Ari Aster, 2018) Hubo un tiempo en el que los espectadores nos aventurábamos en los cines en busca de horrores primordiales. Me refiero a historias que nos dejaban perdidos en laberintos infernales, oyendo las pisadas de alguna aberración…

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • "Four of a Kind" (2015), de Goblin
    Escrito por
    "Four of a Kind" (2015), de Goblin Goblin no necesita presentación para quien esté familiarizado con el prog rock italiano. La banda existe desde los años 70, son los maestros indiscutibles de la música oscura de terror progresiva, y se bifurca en…
  • Glinka ante el piano
    Escrito por
    Glinka ante el piano Se dice, y con ameritada razón, que Glinka abre el espacio del nacionalismo musical ruso. Bien, pero: ¿estamos, con él, ante el tópico del alma rusa? Me atrevo a decir que sí, en tanto por…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Un sueño de película
    Un sueño de película Según se me dijo hace años, muchos, la música era, es, el arte de combinar el sonido con el tiempo. Una frase que, debido a las numerosas y grandes limitaciones que me acompañan, ni aprendí…