"Encantada: La historia de Giselle" (Kevin Lima, 2007)

Encantada

Para el guionista Bill Kelly, la idea que se convirtió en Encantada: La historia de Giselle empezó literalmente en el país de ensueño, con la idea de crear un personaje inocente y puro y dejarlo suelto en un mundo moderno y cínico.

Kelly afirma: "Era una especie de idea '¿Y si...?' Trabajamos en ella pero teníamos problemas para conseguir que el personaje pareciera creíble. Y después, un día, decidimos que sería mucho más fácil si fuese un personaje de animación. Así es como llegamos hasta aquí”. El 'spec script' (un guión 'especulativo' que se ofrece para futuros proyectos) de Encantada: La historia de Giselle acabó en manos de los productores Barry Josephson y Barry Sonnenfeld.

Josephson comenta: "Empezó con un guión spec de Billy Kelly, que hizo un trabajo fantástico creando este mundo, haciendo que esta princesa de cuento de Disney pasara de ser un dibujo animado pintado a mano a un personaje de acción real. Eso es lo que más me gustó”. Con el paso del tiempo, Encantada: La historia de Giselle atrajo la atención de Kevin Lima, director de Disney, que había capitaneado diversos proyectos como “A Goofy Movie (Goofy e hijo)”, “102 Dalmations (102 Dálmatas)” y “Tarzan”.

Estas películas de gran éxito demostraron que Lima no sólo era un aficionado de toda la vida a este género sino también alguien que podría 'jugar' con el aspecto clásico del material sin burlarse de él, siendo respetuoso pero sin resultar encorsetado. Josephson y Lima no tardaron en reunirse para hablar sobre el proyecto. Josephson añade: "Ya en nuestra primera reunión comprendí que Kevin tenía una gran visión de la película y que podría aportar algo muy valioso al guión”. Lima afirma: “Leí el guión y pensé: 'esto es perfecto para mí... y ¡voy a hacerlo! Empecé mi carrera como animador y diseñador y más tarde me convertí en director de películas animadas. Conozco este mundo de memoria y me encanta'”.

La idea de Encantada: La historia de Giselle se materializó cuando entre Kevin y Bill Kelly surgió una química que hizo posible una versión absolutamente perfecta de la historia.

Una de las aportaciones clave de Kevin fue la idea de que los dos mundos del guión -el animado y el real- podrían combinarse para llegar aún más lejos de forma que la iconografía de una vida de cuento de hadas se inscribiera en un lugar como Nueva York, un lugar en el que la gente no suele ponerse a cantar ni suele ser 'feliz por siempre jamás'. Chris Chase, productor ejecutivo, añade: “Creo sinceramente que sólo alguien con la experiencia en artes visuales de Kevin, al que hay que añadir su profundo conocimiento de la herencia de Disney, hubiera podido fundir estos dos mundos con tantísima naturalidad”.

Fue la yuxtaposición de estos puntos la que puso en marcha la desbordante creatividad de Lima. Lima comenta: "La película empieza en el típico mundo animado de Disney. Para mí es como una lata rellena a presión con la esencia de Disney. Cuando la abres, todos los iconos de Disney surgen en una magnífica secuencia de apertura de 10 minutos, después de la cual, la película arranca de verdad. En el fondo, es una verdadera película de acción real. Los personajes de la apertura animada se convierten en personas de verdad y en esta transformación reside la esencia de la historia. Las cosas que pasan en las películas de Disney no ocurren en la vida real, y eso es a lo que tiene que hacer frente la película”.

Bill Kelly explica: “Al trabajar con Kevin Lima, comprendimos que queríamos tratar con mucho cariño los personajes de Disney. Todos adoramos el legado y la historia del cine animado de Disney y tomamos esos personajes, ideas y temas superconocidos y los enfrentamos -con toda su desarmante inocencia- al cinismo del mundo moderno. Nuestro objetivo no era nada fácil ya que teníamos que encontrar el equilibrio sin abusar del cinismo”.

Lima añade: "Y cómo ese cinismo contrata con la inocencia. Lo que quiero decir es que Giselle llega a nuestro mundo con la mirada pura de la inocencia. Acepta las cosas como son y celebra la alegría de vivir. Todas las personas que se encuentran con ella se contagian de su alegría... es evidente que encanta a todo el mundo”.

Giselle es una amalgama de personajes como Blancanieves, Cenicienta, la Bella Durmiente, Bella y la Sirenita y, al igual que todas estas damas, se pone a cantar cuando le faltan las palabras y la música se convierte en una forma de comunicarse que cala en todo el mundo. Al principio de la película, Giselle intenta crear la imagen de su añorado príncipe, el hombre destinado a ofrecerle el regalo más valioso que una joven doncella puede recibir: el beso del verdadero amor. De esta forma, cuando Giselle les está hablando a sus amigos del bosque de su héroe y de ese ansiado beso, rompe a cantar, y es esa canción lo que atrae al Príncipe Edward.

En Andalasia a los Príncipes también les gusta cantar, sobre todo cuando están buscando a alguien para hacer un dueto. Es así como Edward sale corriendo del bosque, siguiendo la estela de una voz maravillosa. Según Lima: “Abandona los bosques de Andalasia buscando a una doncella con la que cantar su dueto, y escucha a Giselle cantar en la distancia. Así que, al igual que todos los príncipes de Disney, sube a su caballo y sale disparado. Por desgracia, un trol llega antes y Edward tiene que luchar contra el trol para conseguir a su Princesa, pero, como es natural, es Edward el que sale triunfante. Y al mirarse a los ojos, rompen a cantar inmediatamente y ¡deciden casarse al día siguiente!”

Pero el camino del amor verdadero no está exento de obstáculos. En esta ocasión se trata de la malvada Reina Narissa, que no quiere que Edward se case porque, según las leyes del reino, perderá su corona. Narissa se transforma en una anciana mendiga que engaña a Giselle para que se incline sobre un pozo de los deseos, momento que aprovecha para tirar al pozo a la futura novia que se ve arrastrada al centro de un torbellino donde una nube de polvos mágicos convierten a Giselle en una mujer real hasta que aparece bajo un tapa de alcantarilla en el centro de Manhattan.

Después de un día difícil intentando encontrar la forma de volver a casa (y a alguien que quiera ayudar a una agotada damisela en apuros), un descreído abogado divorcista (y padre soltero) llamado Robert Phillip, y Morgan, su tímida hija, descubren a Giselle. Morgan insiste en que deben dar acoger esa noche a Giselle. Y este es el punto de partida, no sólo del viaje de Giselle para convertirse en algo más real, sino del viaje de Robert que le llevará a descubrir que la inocencia y la alegría pueden existir en nuestro desencantado mundo.

Lima afirma: “Robert que eso de 'por siempre felices' y 'amor verdadero' son una patraña. Es un padre cuya esposa le abandonó hace años y que ha intentado criar a su hija para que se convierta en una persona autosuficiente en el mundo 'real'. Por esa razón lleva una vida muy sensata y ordenada hasta que encuentra a Giselle y se ve arrastrado por su alegría y su inocencia. Giselle cree que el 'beso del amor verdadero' nos está esperando a todos y que cuando encuentras a tu media naranja, te pones a cantar, a bailar con él y por último llega ese beso tan especial. Ella cree en esos ideales inocentes que son la esencia de la película, pero el drama de Encantada: La historia de Giselle surge del hecho de que Robert y Giselle no se miran realmente a los ojos”.

Sinopsis

La película cuenta la historia de la bellísima princesa Giselle (Amy Adams), a la que una reina malvada, Narissa (Susan Sarandon), expulsa de su tierra mágica y musical. Giselle se enfrentará a la cruda realidad de las calles del Manhattan actual.

Inmersa en un mundo en el que el "fueron felices y comieron perdices" no funciona, Giselle deambula por un entorno caótico que necesita urgentemente unos cuantos hechizos. Pero Giselle se enamora de un abogado divorciado, encantador pero nada perfecto (Patrick Dempsey), que decide ayudarla.

A pesar de que en su mundo está prometida al príncipe Edward (James Marsden), se hace la siguiente pregunta: ¿su visión del amor ideal tiene futuro en el mundo real?

 

logonegrolibros

  • ¿Se inspiró Homero en el Mahabharata indio?
    Escrito por
    ¿Se inspiró Homero en el Mahabharata indio? Las dos obras fundamentales de la épica arcaica griega son la Ilíada y la Odisea, atribuidas a Homero o a una organización de cantores que se escondía bajo ese nombre. Las dos épicas indias son el Mahabharata y el Ramayana. La Ilíada cuenta el…
  • Robert Craft conversa con Stravinsky
    Escrito por
    Robert Craft conversa con Stravinsky Robert Craft, amigo y colaborador de Stravinsky en las últimas décadas de su vida, formuló una doble batería de preguntas que el maestro contestó meditada y cuidadosamente, y que aparecieron reunidas en un solo texto:…
  • Maravillas... ¡naturales!
    Maravillas... ¡naturales! Acabo de conocer una de las 13 maravillas de México: los prismas basálticos de Santa María Regla, en el estado de Hidalgo. Visitados por Alexander von Humboldt cuando vino a México en 1803, las imponentes columnas basálticas de…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • "Vecchio frak", de Domenico Modugno
    Escrito por
    "Vecchio frak", de Domenico Modugno Domenico Modugno (Polignano a Mare, Bari, 9 de enero de 1928 - Lampedusa, 6 de agosto de 1994) es, quizá junto a Mina, el mayor artista de la canción italiana. Que ya es mucho decir…
  • Del hermano menor de los Ricci
    Escrito por
    Del hermano menor de los Ricci Federico y Luigi Ricci fueron dos hermanos compositores que firmaron conjuntamente cuatro partituras, una de ellas Crispino e la comare (1850), uno de los escasos productos cómicos estrenados con éxito duradero en aquellos momentos de…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • El error de Darwin
    Escrito por
    El error de Darwin En el bicentenario del naci­mien­to de Charles Darwin quie­ro evocar su contribución al co­nocimiento del ser humano y las demás especies. Él sabía que en la naturaleza todo lo que vive, o casi todo, se…