El Señor de los Anillos. Las dos torres. Edición definitiva en DVD

Las dos torres

Con motivo del lanzamiento de una nueva edición en DVD de El Señor de los Anillos, proponemos a nuestros lectores un amplio recorrido por todos los detalles relacionados con la saga de Peter Jackson y con la obra original de Tolkien.

Esta renovada versión digital sale a la venta en España el 10 de septiembre de 2008, y es idéntica a la comercializada en el ámbito angloparlante desde el 28 de agosto de 2006.

Si nos centramos en la segunda entrega de la saga, Las dos torres, los cinéfilos pueden disfrutar en un solo pack de la versión estrenada en los cines el 5 de diciembre de 2002 –fue el séptimo estreno más taquillero de la Historia– y de su versión extendida, con 44 minutos suplementarios, que salió a la venta el 19 de noviembre de 2003. A modo de complemento, se incluye esta vez un documental inédito de Costa Botes.

Animados por dicha noticia, en este dossier recogeremos, a lo largo de tres entregas, la historia de las cintas que componen de la saga. A saber: La Comunidad del Anillo (The Fellowship of the Ring, 2001), la que aquí nos ocupa, Las dos torres (The Two Towers, 2002), y El Retorno del Rey (The Return of the King, 2003).

Como les decía, Las dos torres no sólo fue un film hermoso, monumental en su escala, sino también muy taquillero. Las cifras en este sentido son apabullantes. Sólo en el fin de semana de su estreno en los Estados Unidos, recaudó 62 millones de dólares: una cantidad que sólo alcanzan vacas sagradas como George Lucas y Steven Spielberg o franquicias como la de Harry Potter.

No hay duda de que, después de repasar las cuentas, esas cifras fueron el mejor reconstituyente para Peter Jackson, puesto al límite de sus fuerzas por un rodaje de pesadilla –los tres largometrajes se filmaron a un tiempo– y por una postproducción con un calendario digno de un lanzamiento en Cabo Cañaveral.

Según quedó de manifiesto en nuestro comentario de La Comunidad del Anillo, los hermanos Weinstein, de Miramax, habían desechado la posibilidad de una trilogía. Así pues, el proyecto de Jackson se componía en 1997 de dos películas... Largas, sí, pero insuficientes para contener todo el caudal literario de la obra original. Más aún si tenemos en cuenta el difícil empeño que suponía traducir el lenguaje novelesco de Tolkien, cuya riqueza describe Tom Shippey en los siguientes términos:

“Tolkien –escribe Shippen en J.R.R. Tolkien. Autor del siglo (J.R.R. Author of the Century, 2000)– podía aportar un estilo moderno a la Tierra Media: Smaug lo habla, por ejemplo, y lo mismo hace Saruman. Pero conocía las implicaciones del estilo, y de la lengua, mejor y de un modo más profesional que casi cualquier otra persona del mundo. La flexibilidad de sus muchos estilos y lenguas; la resonancia de los niveles más altos de éstos; la capacidad de alcanzar un significado universal y mítico sin alejarse en ningún momento de la historia: éstas son tres razones importantes y por lo general insospechadas del perdurable atractivo de El Señor de los Anillos”.

Una vez apoyado por New Line Productions y a salvo de las decisiones de Miramax, Jackson pudo al fin reestructurar su guión en las tres partes que hoy conocemos.

Por eso mismo, la escritura de Las dos torres fue avanzando a partir de contenidos que, inicialmente, se habían incrustado en el esquema previsto por los hermanos Weinstein, los caprichosos y temperamentales dueños de Miramax.

Enfrentados a un rompecabezas, y con el único objetivo de evitar altibajos en el desarrollo dramático, Jackson, Fran Walsh y Philippa Boyens decidieron que una parte de las subtramas quedara resuelta al final, durante la extensa batalla del Abismo de Helm. De ahí provienen algunas de las diferencias entre el film y los capítulos de la trilogía de Tolkien en los cuales se basa.

Como veremos en los siguientes apartados, este largometraje se beneficia de un admirable diseño de producción y de unos efectos de última generación, ideados por los técnicos de Weta Digital. Entre los alardes de dicha compañía, sin duda el más memorable es Gollum, un fascinante personaje que fue recreado mediante CGI. La novedad tecnológica fue lo suficientemente llamativa como para que, de un día para otro, las acciones de Weta empezaran a cotizarse al alza en el mercado de Hollywood.

(© Guzmán Urrero)

logonegrolibros

  • La inspiración de los poetas
    Escrito por
    La inspiración de los poetas José Luis Casado, en M21 Radio, presenta Madrid con los cinco sentidos, con la sección de Daniel Tubau Una cita con las musas… Aquí puedes escuchar (y ver algunas imágenes) de Una cita con las…
  • Ensalada cubana
    Escrito por
    Ensalada cubana ¿Qué género tiene Paradiso? Se supone que Lezama Lima sólo alcanzó a corregir los capítulos publicados en la revista Orígenes pero no la edición mexicana que tampoco revisó Julio Cortázar –quien se ocupó de conseguirla–…
  • El tamaño del universo
    Escrito por
    El tamaño del universo De la Naturaleza de las Cosas (De Rerum Natura) es un extenso poema filosófico del pensador romano Lucrecio escrito en el primer siglo antes de nuestra era. El poema es la fuente más…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Ciencia y no ciencia
    Ciencia y no ciencia Cuando se habla de ciencia, uno de los temas más polémicos es cómo distinguir al producto auténtico de sus versiones “pirata”, sus imitaciones fraudulentas. La búsqueda de este “criterio de demarcación” ha sido larga y,…

Cartelera

Cine clásico

  • "El Hombre Tranquilo" (John Ford, 1952)
    Escrito por
    "El Hombre Tranquilo" (John Ford, 1952) ¿Qué hace de El Hombre Tranquilo la película favorita de tantas personas? ¿Por qué es tan grande una comedia tan humilde en su planteamiento y en sus ambiciones? Mucho se ha escrito al respecto, y…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Pequeño gran Mendelssohn
    Escrito por
    Pequeño gran Mendelssohn Siempre hay que volver a elogiar en Mendelssohn la conseguida conciliación entre una sensibilidad romántica y una mentalidad clásica, el sentimiento controlado por la inteligencia o, si se prefiere, una inteligencia sentimental hecha sentimentalidad inteligente.…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC