"El mito de Bourne" ("The Bourne Supremacy", 2004)

El mito de Bourne

El gran éxito internacional de El caso Bourne en el año 2002 sirvió para que el público conociera, o recordara, al personaje del mercenario Jason Bourne creado por Robert Ludlum. Pero también supuso una anomalía bien recibida por el espectador veraniego: un “blockbuster” lleno de estilo y de sustancia.

Al transplantar a Bourne del ámbito de la guerra fría a la Europa posterior a la caída del Muro de Berlín, se actualizó con éxito una intrigante figura de anti-héroe a la medida del nuevo milenio.

Dice el productor Frank Marshall: “Lo que hicimos fue una película de espías intelectual, un thriller paranoide, pero lo hicimos de un modo poco convencional. Darle el papel a Matt fue ir a contrapelo de su imagen habitual, pero resultó ser una elección perfecta: con él nacía un atípico héroe de cine de acción que resultó tan atractivo que nos dio deseos de continuar contando su historia”.

Matt Damon recuerda: “Yo no fui el primer actor en el que pensaron. Parezco demasiado joven y no me parezco a la imagen habitual de un asesino despiadado. Pero jugar a la contra de mi imagen habitual me dio la oportunidad de hacer algo distinto, algo que no había visto en otras películas de acción”.

“The Bourne Supremacy”, base de El mito de Bourne, es la segunda de las novelas de Robert Ludlum centradas en la figura del mercenario Jason Bourne. Se publicó en 1986 y estuvo veinticinco semanas en la lista de best-sellers del New York Times, ocupando el primer lugar durante ocho semanas.

Los productores Frank Marshall y Patrick Crowley querían repetir la mezcla de suspense, acción y narración dramática que caracterizaba a El caso Bourne y que sirvió para renovar el honorable género del thriller de espionaje. A tal fin volvieron a llamar al guionista Tony Gilroy, que había co-escrito la primera entrega de las aventuras de Bourne. Dice Marshall: “No queríamos hacer una secuela. El primer film funcionó por lo que tenía de inesperado: un reparto atrevido y una trama que era algo más que una historia de acción llena de persecuciones. Ello nos colocaba ante un dilema a la hora de hacer una continuación, porque eso mismo es lo que se estaría esperando el público”.

Dice Crowley: “En las primeras proyecciones de El caso Bourne la gente nos decía, Me ha encantado la película porque me ha hecho pensar, no te explica todo lo que está ocurriendo. El reto consistía en que ahora teníamos que volver a conseguir ese mismo efecto, pero haciéndolo aún mejor”.

Damon comenta: “La idea que nos guía es que la acción sirve para desarrollar el personaje. Queríamos construir una trama en la que la acción estuviera integrada con los personajes y las situaciones que estos viven. Debía ser creible que se trata de gente corriente en una circunstancia fuera de lo corriente, cosa que se aparta de la fórmula habitual del cine de acción”.

Marshall añade: “La acción está en función de los personajes y las motivaciones de estos proceden de hechos y situaciones realistas. El reto consistía en poner en funcionamiento la acción después de haber dejado a la pareja protagonista a salvo en una idílica villa griega. Debíamos encontrar la forma de volver a poner en marcha a Jason Bourne pero no nos interesaba la clásica trama de venganza. Lo que buscábamos era algo distinto”.

Sinopsis

Hace dos años Jason Bourne (Matt Damon) pensaba haber dejado atrás su pasado. Pero ahora ese pasado vuelve a por él. Bourne y Marie (Franka Potente) han mantenido una existencia anónima y clandestina, al precio de una movilidad permanente.

Impulsado por pesadillas fragmentarias y atormentado por un pasado que no acaba de recordar, Bourne traslada a Marie de una ciudad a otra, tratando de ir un paso por delante de una amenaza implícita en cada mirada de una persona extraña, en cada llamada telefónica “equivocada”... temiendo a cada segundo que, sin previo aviso, vuelva a verse inmerso en ese mundo que espera haber dejado atrás.

Cuando un agente aparece en la tranquila villa que los alojaba, Bourne y Marie interrumpen su vida normal y salen disparados: cuando su pasado asoma por la puerta, es la única opción que le queda. Pero el juego global del ratón y el gato ha vuelto a comenzar, obligando a entrar en acción al Jason Bourne creado por Treadstone, el operativo secreto, ahora desmantelado, del que ha surgido un grupo de implacables asesinos profesionales. Hace dos años Bourne abandonó ese entorno letal y anónimo en el que todo intento de entrar en contacto con los que mueven los hilos se castiga severamente.

Pero son ellos los que han venido a llamar a su puerta y Bourne va a cumplir las reglas: deberían haberle dejado en paz.

 

logonegrofinal0

Erik Shoemaker, CC

logonegrociencia

Maneed, CC

  • Los molestos escépticos
    Los molestos escépticos A nadie le caen bien los escépticos, esos personajes que hacen de la duda su profesión. Que desconfían, por principio, de todo lo que se les dice. Que no creen (o que a veces, como…
  • El paraíso perdido
    Escrito por
    El paraíso perdido "‒Mamá, ¿por qué debemos ir a misa? Yo no quiero ver a toda esa gente, no quiero que me hablen, no quiero darles dos besos: huelen mal, mamá. Por favor, mamá, por favor... ‒Debes aprender,…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

  • Isaac Asimov y la ética de los robots
    Escrito por
    Isaac Asimov y la ética de los robots Manual de Robótica, primera edición, año 2058. Leemos en sus páginas las tres leyes robóticas. "1. Un robot no debe dañar a un ser humano o, por su inacción, dejar que un ser humano sufra daño.…

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • La juventud de Papá Haydn
    Escrito por
    La juventud de Papá Haydn La imagen tópica de Haydn es la un viejecito jovial, un patriarca largamente productivo. Pero, como todos los viejos, alguna vez fue joven y, en tanto músico, se estrenó antes de sus veinte años. Se…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

  • Grandes simios, los nuevos juguetes rotos
    Escrito por
    Grandes simios, los nuevos juguetes rotos La “mentira de la selva”. Así arrancaba el artículo del Washington Post de 2008 que revelaba la verdad de Chita, el chimpancé macho (Pan troglodytes) amaestrado que coprotagonizó junto con el actor olímpico Johnny Weissmuller la película Tarzán…

bannernewsletter1