"El aviador" ("The Aviator", Martin Scorsese, 2004)

El aviador

Considerado una de las figuras más sugerentes del siglo XX, Howard Hughes fue un inteligente industrial, el productor de glamurosas películas y la quintaesencia del americano que toma riesgos, aunque él se viera a sí mismo, ante todo, como piloto aéreo.

Con "El aviador", el director Martin Scorsese pone su cámara a funcionar para contar una de las etapas más prolíficas de la vida de Hughes: el periodo comprendido entre mediados de los años veinte y los años cuarenta cuando la osadía a la hora de hacer cosas y la pasión por volar de Hughes impregnaron sus esfuerzos como pionero, tanto en la aviación como en la realización de películas.

Época de inventos inverosímiles, turbulentas relaciones amorosas y encarnizadas pugnas empresariales, fue también la época en la que las disparatadas ambiciones de Howard Hughes se toparon por primera vez con el coste de la fama, la suerte y su propia obsesión perfeccionista. Leonardo DiCaprio da vida a Howard Hughes, quien siendo apenas un adolescente toma la inconformista decisión de emplear la fortuna heredada de la empresa de perforaciones de su padre para rodar una película épica sobre combates aéreos ambientada en la Primera Guerra Mundial titulada “Ángeles del infierno”.

Yendo contra el sistema imperante en Hollywood como productor independiente, Hughes se propone hacer una película diferente a cualquier otra, realizando sus propias y extravagantes escenas de riesgo, diseñando aviones especiales para esta ocasión y destrozando todos los récords de presupuesto de una película en la historia. “Ángeles del infierno” impulsó al todavía joven Howard Hughes más allá del destino convirtiéndole en toda una celebridad. Tras fundar Hughes Aircraft Company y romper con gran audacia varios récords de velocidad, Hughes se convirtió en el aviador estadounidense más famoso desde Charles Lindbergh, una figura mítica imbuida con un aura de emoción, misterio y glamour.

En la década de los treinta, Hughes compró la aerolínea TWA, y se aplicó a fondo para llevar a América a la era de los aviones a reacción, mientras desarrollaba audaces planes para construir el avión más grande del mundo, un hidroavión conocido como El Hércules. Siendo un hombre famoso por su riqueza, por su brillo aventurero, sus devaneos amorosos y una vigorosa conquista del futuro no parece que escapara a la influencia corruptora de sus compulsiones personales sin importar lo rápido o lo alto que volase. "El aviador" no sólo explora sus hazañas sino también la vida emocional de Howard Hughes, incluyendo sus amoríos con dos de las leyendas más grandes de Hollywood: la elegante actriz de sangre americana Katharine Hepburn (Cate Blanchett) y la luminosa belleza de las pantallas Ava Gardner (Kate Beckinsale); así como también la feroz rivalidad de Hughes con el visionario jefe de la Pan American Juan Trippe (Alec Baldwin); su relación de toda la vida con el que fue su mano derecha Noah Dietrich (John C. Reilly); y sus enfrentamientos públicos con el Senador Owen Brewster (Alan Alda); además de su terrible accidente de aviación y las fobias que le llevaron al final a alejarse del mundo.

Aunque hoy en día sea recordado como el excéntrico millonario que terminó por convertirse en un enigmático solitario, pocos conocen la historia completa del empresario industrial Howard Hughes, ni cómo Hughes, un joven que amaba el riesgo, la belleza y la tecnología, se convirtió en una figura emblemática que dio lugar a destacados hitos en los negocios, en la aviación y en el cine, sólo para perderse en un mundo de miedos y paranoia.

Ésta es la historia que ve la luz en El aviador de Martin Scorsese. El proyecto dio sus primeros pasos gracias a Leonardo DiCaprio quien, tras leer de joven una biografía de Hughes, se apasionó en su intento de hacer una película sobre este personaje inequívocamente americano. DiCaprio sabía de sobra que varias grandes estrellas de Hollywood habían intentado con anterioridad hacer películas sobre Hughes en vano, pero DiCaprio decidió plantear un enfoque diferente: Quería centrarse en la explosiva creatividad y la juventud visionaria de Hughes, en vez de en su descenso hacia la locura en sus últimos años. Después de que Mann decidió producir la película, él y DiCaprio hicieron una corta lista de directores. El primero era Scorsese, el cual aceptó. Mann y su compañero Sandy Climan, trabajando con el productor ejecutivo Rick Yorn, se aseguraron de tener la financiación de Inicial Entertainment Group y Miramax. Grahanm King se unió como productor y Miramax se asoció con Warner BROS. Para la distribución.

King, habiendo trabajado con Scorsese como productor ejecutivo y habiendo financiado Gangs of New York, estaba completamente convencido de que el amor que Scorsese siente por la historia del cine y las técnicas de realización cinematográfica reflejaban las mismas cualidades de Hughes de una forma maravillosamente sinérgica, y que Scorsese podría aportar su propio sentido de asunción de riesgos e inventiva a la hora de hacer el filme. “Marty es tremendamente bueno con el detalle y la recreación de un periodo histórico de forma realista, y siente tanto amor y respeto por la época de la realización de películas en la que Howard Hughes dejó su impronta que estaba muy claro que era la persona adecuada para esta historia”, señala King.

Continúa: “Marty tiene ciertas cosas en común con el personaje de Howard Hughes de El aviador, son muy precisos en lo que quieren, pueden inventar cosas, les encanta el proceso de hacer películas. Pensamos que ésta era una oportunidad ideal para que Marty hiciera algo distinto a todo lo que había hecho antes, una historia ambientada en Hollywood”.

“Howard Hughes, el aviador, realizó gestas de increíble valor en su vida, y el guión me resultó muy atractivo”, afirma Scorsese. “Aquí teníamos a una figura típica del siglo diecinueve que fue un pionero en dos de fenómenos más geniales del siglo veinte: la aviación, con sus innovadores diseños y récords de velocidad; y el cine, con películas como ‘Ángeles del infierno’ y ‘Scarface, el terror del hampa.’ Hughes fue también un gran showman, pero su historia es una historia, a fin de cuentas, de avaricia, corrupción y locura”.

“Cuando desarrollé el guión con John Logan la primera decisión fue terminar la película en 1947, con el primer día del resto de la vida de Howard” dice Mann. “Fue por ello por lo que decidimos que el conflicto central más interesante…el más personal….sería entre su momento más visionario y su enfermedad mental…incluyendo su conciencia de ello y el precio que tiene que pagar a nivel humano, condenándole a la soledad.

Logan se pasó un año entero investigando sobre la vida de Hughes, leyendo todos los libros y biografías publicados y el material de archivo que pudiera caer en sus manos, y creó una visión completamente nueva sobre Howard Hughes, menos como un mito y más como un ser humano brillante pero con defectos. “Fue un proceso de descubrimiento fascinante”, recuerda. “Creo que la mayoría de nosotros tenemos una determinada imagen de Hughes – y suele ser la del hombre al final de sus días, la del solitario loco y profundamente excéntrico en su habitación de hotel con largas uñas en los dedos y cajas de kleenex vacías como zapatos. Pero encontré a otra persona completamente distinta. Descubrí a Howard como un joven héroe lleno de vida que fue un gran impulsor, tanto en el campo de la aviación como en el del Hollywood más glamoroso”.

Continúa: “Empecé leyendo todas las biografías al uso y luego me centré en las otras áreas en las que Hughes estuvo implicado. Leí sobre aeronáutica e ingeniería y sobre por qué las innovaciones de Hughes significaron gestas tan increíbles; me empapé del mundo de la aviación comercial y de los enfrentamientos empresariales entre la Pan Am y la TWA; y también leí sobre los primeros días de Hollywood cuando el cine mudo fue reemplazado por el sonoro, sobre las luchas por el código de producción de Hollywood y sobre la vida de muchas de las maravillosas mujeres con las que Hughes tuvo relaciones amorosas”.

Cuando al final Logan empezó a escribir, decidió concentrar el marco temporal de la historia entre dos de los principales hitos de la vida de Hughes; abrir con la producción de “Ángeles del infierno” a finales de los años veinte, cuando Hughes acababa de entrar como quien dice en la edad adulta, y culminar con el surgimiento de la TWA como una de las líneas aéreas más importantes del mundo a finales de los años cuarenta. Entre estas dos situaciones de gran trascendencia, Logan empezó a explorar las tribulaciones y la conmoción presentes en la esencia del personaje de Hughes para ofrecer un breve vistazo dentro de sus sueños y sus demonios.

 

logonegrolibros

  • Falsarios anónimos
    Escrito por
    Falsarios anónimos Cuenta Phillip Ball en Curiosidad cómo Adelardo de Bath se quejaba no ya de la falta de originalidad de sus contemporáneos, sino de su carencia de deseo de serlo, hasta el punto de que si se les ocurría…
  • Cómo alcanzar nuestros propósitos
    Escrito por
    Cómo alcanzar nuestros propósitos Muchos de nosotros iniciamos el año con determinados proyectos ‒ponernos en forma, aprender una nueva habilidad, cambiar de hábitos a la hora de comer‒ . Pero si realmente deseamos hacer estas cosas, ¿por…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Alan Turing: el genio y la leyenda
    Alan Turing: el genio y la leyenda Hasta hace poco, Alan Mathison Turing (1912-1954) era un personaje conocido sólo por el reducido grupo de los nerds aficionados a la computación, la inteligencia artificial, la criptografía y demás disciplinas arcanas. La vida de…
  • La batalla celestial
    Escrito por
    La batalla celestial Patrocinio de ángeles y combate de demonios, del aragonés Francisco Blasco de Lanuza, es un libro de demonología. En realidad, bien podría decirse que es un tratado de estrategia militar. De la misma forma que…

Cartelera

Cine clásico

  • "Lemmy contra Alphaville" (1965)
    Escrito por
    "Lemmy contra Alphaville" (1965) Dirigida por Jean-Luc Godard y protagonizada por Eddie Constantine, Anna Karina y Akim Tamiroff, Alphaville es una cinta sagrada dentro de la mitología de los críticos de cine. Sin embargo, al revisarla uno siente que…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Lou Marini: el saxo y las estrellas
    Escrito por
    Lou Marini: el saxo y las estrellas Starmaker (BluJazz, 2012) es el tercer álbum en solitario del saxofonista de Ohio Lou Marini después de Lou's Blues (2004) y Highly Classified (2010). Se trata de un maravilloso disco que comienza con el tema que…
  • El cuarto Turco de Pésaro
    Escrito por
    El cuarto Turco de Pésaro El verano de 1983 fue la primera ocasión en que el Festival Rossini de Pésaro –el abreviado ROS iniciado tres años atrás con La gazza ladra– consideró la ópera número trece del compositor local, es…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC