"El aprendiz de brujo" (Jon Turteltaub, 2010)

El aprendiz de brujo

La comercialidad, entendida como esfuerzo por dar un sentido a productos que deben gustar a un público mayoritario, es algo no sólo respetable sino imprescindible en la industria del cine. El director Jon Turteltaub lo asume en cada uno de los planos de El aprendiz de brujo (The Sorcerer's Apprentice).

Ya sé, ya sé que la historia de este joven inexperto (Jay Baruchel) salvado de la mediocridad por un maestro hechicero (Nicolas Cage) nos ha sido relatada de múltiples maneras desde la noche de los tiempos.

En último término, pocos negarán que cuando una historia funciona, vale la pena repetirla. Sobre todo porque siempre hay una nueva generación –en este caso, la que coincide en edad con el protagonista– que accede a ella sin los prejuicios que nos va endosando el paso de los años.

El brujo que da título a la película esta interpretado por Nicolas Cage con energía y al gusto de los espectadores del momento. A su modo, viene a ser un Merlín cool, que bien podría ser el propietario de una discoteca en Manhattan.

Se nos dice que el mago en cuestión aprendió su arte en el mismísimo Camelot, y que allí comenzó su enfrentamiento con otro nigromante de similar poderío, encarnado con humor y sofisticación por Alfred Molina.

Turteltaub conoce que hay límites que no se deben transgredir en una producción de Jerry Bruckheimer, y evita la mirada cínica allí donde no la hay ni tiene por qué haberla.

De ahí que El aprendiz de brujo conserve la inocencia y el sentido de la maravilla que, salvando las distancias y el muro que impone la nostalgia, caracterizaron a las comedias de aventuras de los ochenta.

Así, cuando acaba la pirotecnia de los efectos y se esfuma el último rayo de éter, uno sigue simpatizando con los personajes de Cage, Molina y Baruchel, embarcados en esta peripecia entretenida, intrascendente y luminosa.

A todo esto, los trucajes y la dirección artística son excelentes. Por razones fáciles de explicar, son especialmente memorables el dragón que cobra vida en Chinatown y el águila de acero que se lanza a volar desde lo alto del Edificio Chrysler.

En el equipo, encontramos a veteranos de la escudería Bruckheimer que garantizan la excelente factura técnica del film. Junto al diseñador de vestuario Michael Kaplan (Pearl Harbor, Armageddon) demuestran su talento el montador William Goldenberg (La búsqueda / La leyenda del tesoro perdido), el supervisor de efectos especiales John Frazier (la saga Piratas del Caribe) y el coordinador de escenas de riesgo George Marshall Ruge (Piratas del Caribe y La búsqueda).

El compositor Trevor Rabin (La búsqueda, Armageddon) no tiene la sabiduría de los viejos maestros del género (Goldsmith, Williams), pero es habilidoso y consigue una partitura eficaz.

La presencia de todos estos profesionales, casi sobra añadirlo, confiere a este largometraje esa cualidad dinámica y comercial que caracteriza a todos los lanzamientos del sello Bruckheimer.

Sinopsis

Walt Disney Studios, el productor Jerry Bruckheimer y el director Jon Turteltaub, los creadores de la franquicia La búsqueda (La leyenda del tesoro perdido), presentan El aprendiz de brujo, una innovadora y épica comedia de aventuras acerca de un mago y su aprendiz, que son arrastrados hacia el epicentro de un antiguo conflicto entre el bien y el mal.

Balthazar Blake (Nicolas Cage) es un maestro hechicero en la Manhattan de hoy en día, que intenta defender la ciudad de su máximo enemigo, Maxim Horvath (Alfred Molina). Pero como él no puede hacerlo solo, recluta como su –algo reacio– protegido a Dave Stutler (Jay Baruchel), un chico aparentemente ‘normal’, universitario promedio, que demuestra sin embargo tener un potencial oculto.

A él le brinda entonces un curso relámpago sobre el arte y la ciencia de la magia. Juntos, estos dispares socios unen sus fuerzas para combatir a los villanos más feroces y despiadados de todos los tiempos.

Dicha misión requerirá todo el coraje que Dave pueda reunir para sobrevivir al entrenamiento, salvar la ciudad y conquistar a su chica, mientras se convierte en ‘El aprendiz de brujo’.

 

logonegrolibros

  • Cortázar y Thomas Mann
    Escrito por
    Cortázar y Thomas Mann Cabe leer en paralelo El perseguidor (1959) de Julio Cortázar y Doktor Faustus (1947) de Thomas Mann, no en busca de improbables influencias sino de sugestivos parecidos. Anoto estos elementos comunes: – Son vidas de…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Es tuya, nena, es tuya
    Escrito por
    Es tuya, nena, es tuya Dos retratos de Dora Maar, pintados por Picasso, fueron las estrellas de la subasta de arte celebrada el 10 de mayo de 2000 en la neoyorkina sala de Sotheby's. "Buste de femme à la frange"…
  • "Odio" (1990), de Peter Bagge
    "Odio" (1990), de Peter Bagge Peter Bagge es una rareza dentro del mundo del cómic: un autor claramente underground que consigue atraer a un público generalista pero que, a pesar de su popularidad e influencia, nunca ha llegado a obtener…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Psicodelia brasileña
    Escrito por
    Psicodelia brasileña ¿Cómo podríamos definir esta versión brasileña de la psicodelia? Yo la sitúo como una suerte de eslabón perdido entre dos manifestaciones musicales de mucho peso: la Jovem Guarda, aquel movimiento de fines de los sesenta…
  • Gloria y desdicha del Mozart final
    Escrito por
    Gloria y desdicha del Mozart final Mucho ha tardado La clemenza di Tito en conseguir un lugar en las temporadas y grabaciones de ópera. Podría decirse que no antes de la década iniciada en 1970, con la Nueva Edición corregida y…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC