"De boda en boda" ("Wedding Crashers", David Dobkin, 2005)

De boda en boda

Se supone que las bodas son para reunir a la familia y los amigos para celebrar el amor de una pareja, pero para la mayoría de los invitados solteros estas grandes fiestas también son importantes por la barra libre y la posibilidad de conocer a alguien.

La perspectiva del típico soltero de las bodas fue la inspiración de Wedding Crashers.

El productor Andrew Panay explica que la idea surgió de la invitación que recibió a la boda de un amigo suyo: “Empecé a pensar en mis años de estudiante cuando me colé con un amigo en un par de bodas porque era un modo fácil de conocer chicas. Pensé que sería un trasfondo estupendo para una película: dos tipos que se cuelan en las bodas hasta que uno de ellos rompe todas las reglas y se enamora de una de las damas de honor tras mentirla durante toda la velada”.

Panay desarrolló este concepto con Peter Abrams y Robert L. Levy – sus socios en Tapestry Films – antes de contratar a los escritores Steve Faber y Bob Fisher para plasmar su historia.

El productor Peter Abrams señala que la idea de “introducirse” en las bodas se prestaba mucho a la comedia y que podía resultar una película realmente divertida: “Decidimos buscar guionistas y Andrew Panay ya conocía a Steve Faber y Bob Fisher por un guión titulado We’re the Millers, que nos había parecido increíblemente gracioso e ingenioso. Les contamos las líneas generales de la historia y les encantó la idea”.

A los dos guionistas les gustó la idea pero se dieron cuenta de que tendrían que ampliar la historia más allá de dos hombres en busca de ligues: “Bob y yo estuvimos de acuerdo en que necesitábamos crear un mundo más divertido que simplemente el de un par de jóvenes que se cuelan en las bodas”, dice Faber. “Y pensamos: ‘¿Qué pasaría si fueran mayores que no deberían estar haciendo ya este tipo de cosas?’ Llegamos a la conclusión de que estos dos hombres tendrían que ser unos auténticos expertos en el arte de ‘invitarse a las bodas’ y formulamos decenas de reglas que observar”.

Fisher añade que sabían que no podrían basar una película entera en la misma idea así que decidieron que uno de los personajes se enamoraría de una mujer en una de las bodas: “Queríamos que los personajes se vieran atrapados en un lugar donde las decisiones que toman afectarán al resto de sus vidas”.

En la película, John Beckwith y Jeremy Gray son los mejores amigos y socios de una empresa de mediación en divorcios de Washington, donde utilizan su particular habilidad en las negociaciones para ayudar a las parejas a darse cuenta de que el fin de su matrimonio no es culpa de nadie sino de la institución del matrimonio.

“John es un hombre que en realidad está harto de la vida que lleva y cree que no encontrará la felicidad”, dice Faber. “Aunque no se dará cuenta de ello hasta que conoce a la chica de sus sueños. Por otra parte, Jeremy vive el momento, saltando de un encuentro sexual a otro sin mirar atrás”.

Los productores estuvieron encantados con los matices que Faber y Fisher añadieron al concepto original. “Steve y Bob hicieron un trabajo estupendo con el guión”, afirma Andrew Panay. “Crearon unos personajes increíbles y una historia realmente divertida. Supieron combinar esa idea de colarse en las bodas con el encuentro con chicas que cambiarán sus vidas”.

A New Line Cinema también el encantó el proyecto y rápidamente lo puso en marcha. El primero en incorporarse fue el director David Dobkin, que después alistó a los actores Owen Wilson y Vince Vaughn, con quien había trabajado anteriormente (con Vaughn en Demasiado profundo y con Wilson en Los rebeldes de Shanghai).

“Acababa de trabajar con Owen y rodé mi primera película con Vince así que pensé que sería increíble encontrar un guión que me permitiera reunir a los dos en la pantalla”, explica Dobkin. “Me topé con el guión de Wedding Crashers y cuando lo leí ya escuchaba sus voces en los personajes. Afortunadamente, a Owen y Vince también les gustaron sus personajes”.

Para Vince Vaughn, este guión representa el tipo de material cómico que prefiere: “Siempre me han gustado las películas que cuentan una historia realista dentro de la comedia, una historia arraigada en circunstancias humanas. Me encantó la idea de los dos tipos que van a las bodas haciéndose pasar por lo que no son con el fin de conocer chicas. Vemos a estos personajes extremos pasar por situaciones en las que todos hemos pensado o por las que hemos pasado en menor medida. Son circunstancias exageradas pero muy identificables, cuando te cuelas en una fiesta a la que no te han invitado”.

Para Owen Wilson, Wedding Crashers le daba la oportunidad de volver a colaborar con el director Dobkin y con Vince Vaughn: “Me gustó el modo de trabajo de David en Los rebeldes de Shanghai y recordé lo cómodo que me hizo sentir. Trabajé con Vince en Starsky y Hutch pero no compartimos muchas escenas, así que tenía muchas ganas de hacer una comedia de amigos con él”.

Al plantear sus papeles, Vaughn y Wilson acordaron con Dobkin que una clave de la película estaba en que sus personajes resultaran simpáticos. “Las ganas que tienen de divertirse fue un aspecto de los personajes que Owen, Vince y yo discutimos muy pronto en el proceso”, explica Dobkin. “A todos nos pareció muy importante que sus personajes fuesen simpáticos y nada desconsiderados. Ser el alma de la fiesta es lo que atrae a las mujeres y a estos personajes les encanta de verdad la comida, la música, entretener a los niños y vestirse de punta en blanco”.

Con Wilson y Vaughn comprometidos con el proyecto, los productores pusieron su atención en los papeles de reparto. El primero en la lista fue el poderoso personaje del ministro de hacienda William Cleary.

En palabras de David Dobkin, “Cleary era el factor clave de la película. La selección del actor decidiría si iba a ser una comedia inteligente y con clase o una comedia basta y con poca inteligencia. Básicamente la película trata de dos tipos que van a la mansión del ministro de hacienda para aprovecharse de sus hijas, así que me pareció que el personaje debería inspirar miedo en John y Jeremy porque subiría el nivel de la comedia”.

Para Dobkin sólo había un actor candidato: “Christopher Walken fue mi primera elección porque es capaz de intimidar, pero sus interpretaciones en Atrápame si puedes y La zona muerta proyectaron una cierta ternura que quería dar al personaje. Chris también es un gran cómico y consigue hacer reír cuando no predomina la comedia en la página escrita. Cuando conseguimos que se apuntara al proyecto dio un verdadero impulso a todo el proceso”.

A Walken, un actor ganador del Oscar cuyo currículum es tan variado como los muchos y memorables personajes que ha encarnado, el papel del ministro de hacienda le cogió un poco por sorpresa. “Me sorprendió mucho cuando me llamaron para ver si me interesaba la película”, confiesa el actor. “Si examinas mi personalidad y el tipo de personajes que he interpretado en el pasado, es difícil imaginar por qué me ofrecerían el papel de un destacado político que se encarga de controlar el dinero del país. Siempre he encarnado a personajes un poco marginados así que fue un bonito cambio dar vida a un padre de familia con tres hijas”.

Sinopsis

Los mediadores en divorcios John Beckwith (Owen Wilson) y Jeremy Grey (Vince Vaughn) son socios y amigos de toda la vida y comparten una afición realmente original: ¡colarse en las bodas!

Cualesquiera que sean las raíces étnicas de los anfitriones –judíos, italianos, irlandeses, chinos, hindúes– la carismática y encantadora pareja siempre tiene historias para entretener a los invitados e inevitablemente se convierten en los favoritos de todos los banquetes, donde respetan escrupulosamente sus "reglas para colarse en bodas" a la hora de ligar con mujeres excitadas por la simple idea del matrimonio.

Hacia el final de otra exitosa temporada de proponer brindis a las felices parejas, Jeremy descubre que la hija del Ministro de Hacienda, William Cleary (Christopher Walken) y su mujer Kathleen (Jane Seymour), va a casarse en lo que va a ser el acontecimiento social del año en Washington.

Tras infiltrarse en la lujosa fiesta, John y Jeremy se fijan rápidamente en las damas de honor Claire (Rachel McAdams) y Gloria Cleary (Isla Fisher). El plan de Jeremy sale a la perfección y consigue seducir a Gloria, pero el coqueteo entre John y Claire se ve interrumpido por la llegada de su presuntuoso novio Sack (Bradley Cooper).

Cosa rara en él, John se enamora de Claire y convence a Jeremy para romper las reglas y aceptar una invitación para pasar el fin de semana en la finca de los Cleary. Una vez en la mansión, a orillas del lago, John y Jeremy sufren una serie de cómicos percances a manos de los miembros "disfuncionales" de la familia Cleary pero también reciben algunas lecciones sobre el amor y las relaciones.

 

logonegrolibros

  • Ciencia contra magia
    Escrito por
    Ciencia contra magia En el primer capítulo de esta brevísima introducción a la magia, me referí a los componentes científicos de la magia (La ciencia de la magia) o, si se prefiere, a los rasgos que se pueden…
  • Carpentier y la caída de los dioses
    Escrito por
    Carpentier y la caída de los dioses El escritor cubano Alejo Carpentier publicó durante 1941 en la revista Carteles de La Habana una serie de estudios sobre la situación europea a comienzos de la segunda guerra mundial. No fueron recogidos en libro…
  • La naturaleza de la realidad
    La naturaleza de la realidad La ciencia estudia la naturaleza: lo que existe en el universo físico (para distinguirlo, por ejemplo, del mundo de lo imaginario… aunque algunas áreas como las matemáticas o las teorías físicas más abstrusas…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Tres metáforas de la ciencia
    Tres metáforas de la ciencia ¿Qué es la ciencia? Definirla es muy difícil; describirla en su totalidad es imposible. Pero a veces una metáfora nos puede mostrar algún aspecto clave de ella. Veamos tres. Una es la que figura en…
  • La mujer que dejó a Picasso
    Escrito por
    La mujer que dejó a Picasso "Soy la única mujer que dejó a Picasso, la única que no se sacrificó al monstruo sagrado. Soy la única que aún está viva para contarlo. Después de todo, mire lo que les ocurrió a…

Cartelera

Cine clásico

  • It's in the game
    Escrito por
    It's in the game Poco a poco, va atenuándose el prejuicio contra los videojuegos, pero a cierto nivel, sigue siendo el pasatiempo más denostado por madres concienciadas, sufridas novias y periodistas despistados. Se le acusa de destruir cerebros infantiles,…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC