Cómo se hizo "War Horse (Caballo de batalla)"

war-horse1

La Primera Guerra Mundial es retratada a través de la travesía del animal, una odisea de gozo y penas, de profundo afecto y de gran aventura. War Horse (Caballo de batalla) es una gran historia de amistad en tiempos de guerra; exitosa novela, la obra fue adaptada para teatro y alcanzó un enorme éxito a nivel internacional. También llegará en 2012 al circuito teatral de Broadway, en Nueva York.

En la pantalla grande se la verá en una adaptación, realizada por uno de los más grandes directores de la historia del cine.

En el origen de este proyecto están la novela de Michael Morpurgo y su reciente adaptación teatral de Nick Stafford, producida originalmente por el National Theatre of Great Britain y dirigida por Tom Morris y Marianne Elliot.

Tras ver la adaptación teatral en Londres, la productora Kathleen Kennedy llevó el proyecto a Steven Spielberg. Conmovida por la obra, Kennedy de inmediato pensó que sería una maravillosa película y Spielberg, el director que sabría dar vida a su emotiva historia en la pantalla grande.

War Horse (Caballo de batalla) está protagonizada por un reparto internacional conformado por actores de Inglaterra, Francia y Alemania, muchos de los cuales interpretan su propia nacionalidad, lo que confiere gran autenticidad a sus acentos, si bien los diálogos son en inglés. El reparto cuenta con Emily Watson, David Thewlis, Peter Mullan, Niels Arestrup, Tom Hiddleston, Jeremy Irvine, Benedict Cumberbatch y Toby Kebbell; y también incluye a Celine Buckens, David Kross, Rainer Bock, Nicolas Bro, Leonard Carow, Patrick Kennedy, Geoff Bell y Robert Emms.

El bisabuelo de Jeremy Irvine, quien trabajó como médico en la Primera Guerra Mundial, compró su caballo después de la guerra, de manera similar a como lo hace el personaje de Irvine en la película y la familia de Irvine aún conserva el recibo de dicha compra. Irónicamente la factura de la compra es de 28 libras, la misma cifra que Albert debe pagar para recuperar a Joey.

Como prácticamente no se conserva armamento de la Primera Guerra Mundial, todas las armas, incluidos los tanques, debieron ser recreados o solicitados a entidades privadas. Numerosos comerciantes, coleccionistas y museos de armas antiguas prestaron al equipo de producción fusiles y espadas originales.

war-horse2

El 85% de los trajes se confeccionaron específicamente para la película. Joanna Johnston y su equipo prestaron especial atención para asegurarse de que los uniformes militares fueran fieles a los originales y que la vestimenta rural reflejara no sólo el período histórico sino las dificultades económicas de la época.

La Primera Guerra Mundial fue el último conflicto en el que se usaron caballos como complementos de guerra. Tras la misma, los combates se mecanizaron completamente.

La mayoría de los caballos utilizados en la película procedían de Inglaterra y España, excepto el caballo que interpretó a Topthorn que fue traído de Hungría y uno de los caballos que encarnó a Joey que venía de Estados Unidos.

La mayoría de los caballos eran andaluces, pero también se utilizaron caballos de sangre caliente. Finder, el caballo traído de Norteamérica, es un purasangre.

Catorce caballos diferentes interpretaron a Joey, el caballo heroico, en las diferentes etapas de su vida: potrillo, potro, joven y adulto.

Finder, uno de los caballos que da vida a Joey, tiene 11 años de edad y pertenece al entrenador Bobby Lovgren. Lovgren conoció a Finder cuando lo entrenó en el set de la película Seabiscuit: Más allá de la leyenda, producida por Kathleen Kennedy y Frank Marshall. Cuando terminó el rodaje de Seabiscuit: Más allá de la leyenda, Lovgren compró a Finder. Finder ahora ha cerrado el círculo ya que War Horse (Caballo de batalla) también está producida por Kathleen Kennedy y Frank Marshall como productor ejecutivo.

Los artistas de maquillaje fueron responsables de introducir las mismas marcas en los diferentes caballos que interpretan o encarnan a Joey para asegurarse de que todos fueran idénticos. Lo cual supuso pintar de blanco las patas (siguiendo las marcas de Roger, que dio vida a uno de los Joey adultos) y, en los casos necesarios, añadir una mancha blanca en forma de estrella, hecha con pelo de yak, en la frente de los caballos.

En la escena de la carga de caballería se utilizaron 100 caballos. Se tuvo muy en cuenta no cansar a los caballos ya que debían correr largas distancias para realizar distintas tomas. Los actores que interpretaron a los soldados de caballería en dicha escena aprendieron a montar con una sola mano para poder llevar sus espadas extendidas en la otra al entrar en la batalla.

Los exteriores de la película se rodaron en el condado de Devon, Inglaterra; principalmente en las planicies de Dartmoor, en el pueblo de Castle Combe y Stratfield Saye, hogar del Duque de Wellington. El equipo de producción obtuvo un permiso especial para poder rodar en Stratfield Saye. La carga de caballería, la campiña francesa con el molino y el campamento alemán se crearon y rodaron allí.

Para rodar una escena en la que Joey queda atrapado en un alambre de púas, el supervisor de efectos especiales Neil Corbould construyó un caballo animatrónico de tamaño real. Titiriteros escondidos debajo del suelo operaban el caballo. Sin embargo, para los primeros planos de la cara de Joey y transmitir los sentimientos del caballo atrapado, se trajo al caballo verdadero, Finder.

El legendario John Williams compuso la conmovedora banda sonora de War Horse (Caballo de batalla). A pesar de sentirse muy atraído por el alcance y época de la película, Williams no tenía mucha conexión con los caballos. De manera que, para inspirarse, viajó a una granja de California para poder contemplar y estar en contacto directo con caballos.

La American Humane Association posee una conexión histórica con War Horse (Caballo de batalla).

En 1916, el Secretario de Guerra de los Estados Unidos envió una carta a la American Humane Association solicitando ayuda para los animales que habían resultado heridos en la Primera Guerra Mundial. Así se creó el Red Star Animal Relief. El programa, conocido en la actualidad como Red Star™ Animal Emergency Services, brinda asistencia a los animales víctimas de desastres naturales u otros sucesos imprevistos.

La Unidad de Cine y Televisión de la American Humane Association monitoreó 1.100 horas de rodaje en los sets de Inglaterra y California para garantizar la seguridad de más de 100 caballos. War Horse (Caballo de batalla) obtuvo certificación más alta que expide la organización: Monitoreo: Excelente. “Ningún animal resultó herido”.

Copyright de texto e imágenes © DreamWorks Pictures. Cortesía de The Walt Disney Company Spain. Reservados todos los derechos.

logonegrolibros

  • La suavidad de las costumbres
    Escrito por
    La suavidad de las costumbres Enrique José Varona, un filósofo cubano que vivió entre 1849 y 1933, decía: “El hombre no se moraliza con mandatos; suavícese el medio natural y social en que se desenvuelve y se suavizarán sus costumbres, y…
  • Cervantes y los muchos libros
    Escrito por
    Cervantes y los muchos libros En abril libros mil, podríamos decir cambiando algo el refrán; o mejor: los mil y un libros. Ese uno final equivale a los días que se le suman a ciertas condenas: no son días, son…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Science Fake News
    Science Fake News Vivimos en la era de las fake news, las noticias falsas, la posverdad. Es preocupante cuando se trata de información sobre temas políticos o sociales… aunque podría entenderse, porque en tales asuntos las interpretaciones, los sesgos y…
  • Una invasión salada
    Escrito por
    Una invasión salada Llegan sin avisar. No las esperas. Tampoco te hace ilusión su llegada. Es un incordio a veces. Casi siempre. Te rodean y te cansan y te vencen. Son saladas y húmedas. Te cubren enseguida la…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Glinka ante el piano
    Escrito por
    Glinka ante el piano Se dice, y con ameritada razón, que Glinka abre el espacio del nacionalismo musical ruso. Bien, pero: ¿estamos, con él, ante el tópico del alma rusa? Me atrevo a decir que sí, en tanto por…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC