Cómo se hizo El Señor de los Anillos: Las dos torres

Las dos torres

Desde la publicación del primer volumen en 1954, la trilogía de El Señor de los Anillos ha influido profundamente en varias generaciones de lectores que han visto en ella el máximo exponente de las fábulas que reflejan las confrontaciones entre el bien y el mal.

En su construcción de todo un universo fantástico, imaginado y sin embargo, tangiblemente vivo, El Señor de los Anillos, elegido Libro del Siglo en sondeos de todo el mundo, se ha convertido en punto de referencia para la moderna ficción de aventuras.

La historia presenta a un héroe inolvidable (el hobbit Frodo Bolsón) atrapado en una guerra de proporciones míticas que se disputa en la Tierra Media, un mundo lleno de magia y fantasía.

El Señor de los Anillos es, por encima de todo, un canto a la amistad y al valor individual, dos fuerzas capaces de derrotar a los poderes malignos más devastadores.

Hacía tiempo que Peter Jackson, cineasta conocido por sus recreaciones del misterioso mundo de los sueños –y las pesadillas– (Criaturas celestiales, Agárrame esos fantasmas), creía que había llegado el momento de poner en marcha la primera reconstrucción cinematográfica íntegra de El Señor de los Anillos, pero también sabía que hacerse cargo de tan titánico empeño significaría acometer el proyecto cinematográfico más ambicioso de la historia del cine.

Durante más de un lustro, desde los primeros preparativos hasta el estreno de la primera parte de la trilogía, El Señor de los Anillos: La Comunidad del Anillo, y en el transcurso del larguísimo rodaje simultáneo de las tres entregas, Jackson se ha entregado en cuerpo y alma a cada uno de los aspectos del proyecto. «Creo que es lo menos que le debemos a Tolkien y a sus legiones de seguidores de todo el mundo», afirma el director. «Ellos merecen todo nuestro esfuerzo».

Jackson y sus coguionistas, Fran Walsh, Philippa Boyens y, en la segunda parte, Stephen Sinclair, querían dar relevancia a temas eminentemente tolkienianos como el conflicto entre el bien y el mal, entre la naturaleza y el desarrollo industrial, entre la amistad y la corrupción. «Lo que intentamos hacer en nuestra adaptación de El Señor de los Anillos es tratar estos temas como se merecen; y aunque es imposible ser del todo fiel a un libro, sobre todo si ese libro tiene mil páginas, hemos querido incorporar las cosas que interesaban más a Tolkien cuando lo escribió, convirtiéndolas en la base de las tres películas», explica Jackson.

Robert Shaye y Michael Lynne, presidentes y consejeros delegados de New Line, y productores ejecutivos del filme, apoyaron las ideas de Jackson desde el principio. «Tomamos la decisión de hacer esta película de forma muy intuitiva», dice Shaye. «Me ha pasado muy pocas veces; pensé que era lo que había que hacer; que era justo lo que necesitaba New Line y que podíamos hacerlo sin excesivo riesgo económico».

Todos ellos son entusiastas de la trilogía literaria y de los temas universales que esta vasta obra abarca. «El argumento de Las dos torres resulta tan relevante en la actualidad como hace cincuenta años», observan Shaye y Lynne. «Tolkien siempre trató en sus libros la cuestión de la fuerza destructiva y seductora del poder y la idea de que una sola persona – o en este caso un hobbit– por muy pequeña o insignificante que sea puede cambiar los designios de la historia». «La Historia», añade Lynne, «está marcada por confrontaciones como las que tienen lugar en la Tierra Media, por luchas de poder y batallas entre el bien y el mal».

El universo de la Tierra Media presentado en La Comunidad del Anillo se muestra mucho más ampliamente en Las dos torres. «En la primera parte la Comunidad viaja unida», comenta Elijah Wood, el actor que da vida a Frodo Bolsón, el Portador del Anillo. «Sin embargo, en la segunda entrega los personajes se separan y cada uno vive sus propias aventuras. El mundo se agranda y se hace mucho más interesante desde el punto de vista visual y argumental ».

«En Las dos torres», añade Mark Ordesky, productor ejecutivo, «aumenta el ángulo de visión. Vemos más regiones de la Tierra Media, como Mordor o Rohan, lugares de los que hasta ahora sólo habíamos oído hablar. Aparecen nuevos personajes y criaturas sorprendentes. De entre todos ellos hay que destacar a Gollum, uno de los seres más inquietantes de la Tierra Media, cuyo papel es tan importante como el de cualquiera de los protagonistas».

El rodaje simultáneo de las tres películas ha supuesto una operación logística equiparable a una campaña militar a gran escala. Para hacer realidad este ambicioso sueño ha sido necesaria la labor de una legión de creativos -expertos en infografía, diseñadores de armas medievales, escultores, lingüistas, encargados de vestuario, maquilladores, herreros y maquetistas-, además de un amplio elenco de excelentes actores y un equipo de figuración de más de 26.000 personas.

Desde el principio del proyecto de adaptación de la trilogía al cine Peter Jackson decidió rodar las tres películas a la vez, algo que nadie había hecho nunca en la historia del cine. «La gente que ha pasado por el rodaje y ha sido testigo del trabajo de efectos de especiales y del enorme número de personas que han participado en la producción de esta película, comprende mejor lo que ha sido este proyecto y lo que todavía es», observa Elijah Wood, «es imposible explicarlo con palabras».

A lo largo de dieciocho meses Jackson y su equipo de producción, compuesto por más de 2.400 personas, distribuyeron sus cámaras por todos los rincones de Nueva Zelanda. Un trabajo que no finalizó en el estreno de la primera parte de la trilogía (el pasado 19 de diciembre de 2001), sino que desde ese mismo día una legión de personal de posproducción y de efectos especiales continuó preparando las otras dos entregas para su estreno consecutivo. «Una de las mayores ventajas de rodar tres películas a la vez», explica el productor Barrie Osborne, «es que cuando terminas una parte puedes proyectar el montaje de la siguiente con ojos nuevos. Es algo que no se había hecho nunca antes».

Si hay algo en lo que coinciden todos los miembros del equipo técnico y artístico es que este rodaje tan intenso y prolongado ha creado un lazo inolvidable entre ellos. «Ha sido una experiencia vital extraordinaria para todos nosotros», dice Elijah Wood. «También nos ha permitido convivir como nunca antes en otros rodajes. Aquí hemos hecho amigos que no olvidaremos jamás ».

«Cuando los miembros del equipo de El Señor de los Anillos nos reencontramos es como volver a ver a tu familia», añade Osborne, «es como ir a casa de tus padres el Día de Acción de Gracias».

El Señor de los Anillos: La Comunidad del Anillo descubrió para los espectadores de todo el planeta el extraordinario mundo de la Tierra Media. Y lo hizo con tal fuerza que su estreno se convirtió en un auténtico fenómeno: colas de miles de personas, críticas que aclamaron la película, premios. Algo que ha contribuido a que cada uno de los participantes en esta empresa colosal esté de acuerdo en que el esfuerzo ha merecido la pena.

«Todo el mundo estaba decidido a satisfacer las expectativas de los seguidores de Tolkien, entre otras cosas porque nosotros somos los primeros seguidores de su obra», explica Mark Ordesky, productor ejecutivo. «Peter leyó los libros cuando tenía 18 años. Fran y Philippa también los conocieron desde jóvenes. Yo los leí a los 12 años. Entre nosotros nunca hubo la más mínima duda de la capacidad de Peter para triunfar en su empeño. Por lo menos yo no dudé».

Con el estreno de Las dos torres la leyenda continúa. «Son tres películas, pero una sola historia», explica Wood. «La gente está esperando el capítulo siguiente, porque la acción se incrementa muchísimo y, en mi opinión, resulta mucho más interesante. Hay más batallas y aparece Gollum, que es uno de mis personajes literarios favoritos ».

«No todos los personajes de Las dos torres están interpretados por seres humanos», señala Jackson. En la segunda parte de la trilogía aparecen dos memorables personajes digitales creados en los estudios Weta Digital (Wellington, Nueva Zelanda): Gollum, basado en los movimientos y la interpretación del actor Andy Serkis pero articulado por medio de avanzadas técnicas de motion capture (captura y réplica de movimientos); y Bárbol, un personaje que camina y habla, algo absolutamente normal si no fuera porque es un árbol tan real como cualquiera de los que podemos ver a diario en nuestro entorno cotidiano.

La colosal batalla del Abismo de Helm, donde miles de soldados Uruk-hai invaden la fortaleza de Rohan, está recreada por medio de una compleja mezcla de imágenes reales, miniaturas y Massive, el programa informático exclusivo de Weta Digital que permite dotar de inteligencia y voluntad propia a cada uno de los seres digitales que intervienen en la feroz contienda. «En La Comunidad del Anillo comenzamos a utilizar el programa Massive, pero en esta segunda entrega hemos aprovechado de lleno su potencia, especialmente en las escena de la batalla del Abismo de Helm, donde diez mil Uruk-hai digitales atraviesan el valle hacia la fortaleza de Rohan», cuenta Jackson.

Richard Taylor, ganador de un Oscar a los Efectos Visuales por su trabajo en La Comunidad del Anillo, explica que en la segunda parte ha aumentado la calidad narrativa y visual del producto: «Estoy deseando ver la reacción del público ante Las dos torres. Que se preparen los que estaban de acuerdo en que la primera parte era una epopeya visual extraordinaria, porque no es nada comparado con lo que viene ahora».

 

logonegrofinal0

Erik Shoemaker, CC

  • Ossian de Macpherson
    Escrito por
    Ossian de Macpherson En 1761, James Macpherson publicó la traducción al inglés de Fingal, un antiguo poema escocés, escrito en gaélico, que había descubierto en un viaje por las tierras altas de Escocia. Su autor era el bardo…
  • Después del diluvio
    Escrito por
    Después del diluvio En la última década se han establecido, al menos en la percepción colectiva, varias verdades fundamentales sobre el estado de la información como materia prima y su papel en el mundo. A saber:…

logonegrociencia

Maneed, CC

  • Espejos en el cerebro
    Espejos en el cerebro La escena es común. Un celular suena a media película. Un desconsiderado contesta y se pone a hablar. Un vecino se queja. La agresión que sigue no es tan común: el del celular amenaza con…
  • El Codex Selden
    Escrito por
    El Codex Selden ¿Qué hace un códice mexicano en una biblioteca británica? El Codex Selden, así conocido en honor a su último propietario particular, John Selden, pasa por ser uno de los cinco únicos manuscritos generados por la…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • "VerSons" (2013), de Abe Rábade
    Escrito por
    "VerSons" (2013), de Abe Rábade Comenzamos la escucha de VerSons (Nuba + Karonte Records, 2013), el noveno trabajo de Abe Rábade, con una sorprendente versión de "Solar", el tema que Miles Davis inmortalizó en su álbum Walkin' (1954). Desde…
  • En la orquesta de Grieg
    Escrito por
    En la orquesta de Grieg De las varias habilidades compositivas de Grieg, la orquesta no es la menor. Por eso, y no porque estemos ante páginas olvidadas, vale especialmente esta integral que ofrece sus primeros dos capítulos. Repasar al Grieg…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

bannernewsletter1