"Batman" (Tim Burton, 1989)

BatmanTim Burton es el maestro de la fantasmagoría y el juego visual. De ahí que el Hombre Murciélago siempre haya figurado entre sus intereses.

Además de una magnífica operación de marketing, Batman (1989) es una original ilustración del personaje creado por Bob Kane, en la que se vislumbran interesantes influencias de Alan Moore y Frank Miller –los mejores guionistas de cómic que jamás ha tenido el personaje–, si bien el resultado final no logró satisfacer completamente a los admiradores del Señor de la Noche.

A buen seguro, recuerdan la trama. El millonario Bruce Wayne (Michael Keaton) es en realidad Batman, el hombre murciélago. Los delincuentes de la ciudad de Gotham tienen en él a su más efectivo oponente. Pero ningún criminal tan poderoso como el Joker (Jack Nicholson) se ha opuesto antes al enmascarado. El Joker emplea todo un arsenal químico para dominar la ciudad, pero Batman le hace frente y logra finalmente luchar con él en un singular combate que se desarrolla en lo más alto de la catedral de Gotham. El final del Joker marca el inicio de una nueva etapa en la vida de la ciudad; ahora hay un vigilante que vela por los ciudadanos desde la penumbra.

En Batman sobraba espectáculo y faltaba definición en los personajes. Con todo, sirvió para recuperar a un personaje fundamental en la cultura popular del siglo XX.

Historias de Gotham

En 1939, tras pasar siete meses trabajando en la compañía DC, editora de la revista Detective Comics, el dibujante Bob Kane toma la decisión de crear un personaje que compita con Superman, el tebeo más vendido del momento. Para diseñarlo, se inspira en El Zorro, el personaje literario creado por Johnston McCulley y popularizado en el cine por el actor Douglas Fairbanks.

Combinando la figura de El Zorro con el diseño de una máquina voladora hallado en un libro sobre Leonardo Da Vinci, Kane idea un detective cuyo uniforme recuerda la imagen de un murciélago. Sigue además el esquema argumental del Zorro, y proporciona a su héroe la doble identidad de un rico hombre de negocios, Bruce Wayne, hecho a la vida frívola y ajeno por completo a esos bajos fondos que, en su dimensión de superhéroe, se encarga de vaciar de criminales.

Para explicar por qué el millonario Wayne adopta la personalidad del hombre murciélago, Kane plantea el asesinato de sus padres y la posterior visión de un murciélago revoloteando en torno suyo cuando decide entregar su vida a la lucha contra el crimen. La visión de esos animales habría inspirado a Wayne el aspecto que debía tomar para cobrarse su venganza imponiendo el terror entre los delincuentes de su ciudad, Gotham City. El guionista Bill Finger, colaborador de Kane, sugiere algunos detalles del uniforme y participa en el desarrollo del personaje, en el que pretende lograr una síntesis entre el Zorro, Sherlock Holmes, y dos héroes del pulp-fiction (novelas populares) Doc Savage y la Sombra. Entre Finger y Kane completarán las primeras aventuras del héroe.

Bob Kane vende los derechos de Batman a la DC, pero conserva la propiedad intelectual del personaje, que se estrena en mayo de 1939, en el número 27 de la revista Detective Comics. Para proporcionar un escudero al nuevo héroe, inventa a Robin, el chico maravilla, que en la vida cotidiana es Dick Grayson, el pupilo de Bruce Wayne. Robin aparece por vez primera en el número 38 de Detective Comics, en mayo de 1940. Cuando sale a la venta el comic-book (cuaderno de historietas) Batman, Jerry Robinson, ayudante de Bob Kane, diseña al villano con quien el enmascarado ha de enfrentarse en numerosas ocasiones, el Joker, un criminal de cabellos verdes, rostro pálido y una cruel sonrisa que Robinson ha ideado inspirándose en la imagen del actor Conrad Veidt en la película El hombre que ríe (1928), de Paul Leni.

A Joker lo seguirá todo un repertorio de villanos, a cual más extraño y divertido, siempre al acecho del hombre-murciélago.

En 1965 Bob Kane participa en el proyecto de la teleserie Batman, que será un singular reflejo de la moda y filosofía de la llamada cultura pop. Tras la estela de Kane, un gran número de historietistas continúan su obra, entre ellos Jerry Robinson, George Roussos, Jack Burnley, Bill Elder, Frank Robbins y Jim Aparo. Durante los años ochenta, el personaje adopta una imagen tenebrosa, oscureciéndose también su carácter, más violento y complejo. Decisivos en esa evolución son cuatro excelentes cómics: El retorno del señor de la noche (1986), de Frank Miller; La broma asesina (1988), de Alan Moore y Dave Gibbons; Batman: The Cult (1988), de Berni Wrightson y Jim Starlin; y Arkham Asylum (1989), de Grant Morrison y Dave McKean.

Batman y el celuloide

La productora Columbia Pictures encomienda al director Lambert Hillyer que ruede el serial Batman, compuesto por quince episodios que se estrenan en 1943. Los episodios, de una desarmante ingenuidad, cuentan con una banda sonora de música operística y con el actor Lewis Wilson en el papel principal.

Otro serial, estrenado en 1949, es New adventures of Batman, dirigido por Spencer Gordon Bennet y protagonizado por Robert Lowery. Redistribuido en 1957, llevará el nuevo título Batman and Robin. Ya en los sesenta, Andy Warhol reivindica a Batman como un icono del pop-art y le dedica una película experimental en 1964.

Dos años después, la compañía televisiva ABC estrena su conocida teleserie sobre el héroe, que desencadena una moda de proporciones desconocidas, la batmanía, que incluso dará lugar a un largometraje con los mismos contenidos del programa de televisión, Batman (1966), de Leslie H. Martinson.

Con una fuerte inversión publicitaria se produce en 1989 Batman, de Tim Burton, que presenta a Michael Keaton en el papel de Batman y a Jack Nicholson como su risueño enemigo, Joker. Keaton repite el mismo personaje en Batman vuelve (1992), de Tim Burton, pero los villanos son esta vez el Pingüino (Danny De Vito) y Catwoman (Michelle Pfeiffer).

La siguiente secuela, Batman forever (1995), de Joel Schumacher, presenta al héroe, interpretado esta vez por Val Kilmer, enfrentado a dos carismáticos criminales, Dos Caras (Tommy Lee Jones) y Enigma (Jim Carrey). Los resultados comerciales garantizan la continuidad del ciclo con una nueva superproducción, Batman y Robin (1997), de Joel Schumacher, donde George Clooney encarna a Batman, enemistado esta vez con Mr. Freeze (Arnold Schwarzenegger) y Poison Ivy (Uma Thurman).

Aquella historieta dibujada por Bob Kane en los cuarenta continúa su evolución editorial, al tiempo que es objeto de revisión nostálgica veinte años después. La cadena ABC-TV, a través del productor ejecutivo William Dozier, decide producir en 1966 una teleserie que, aprovechando el argumento original del cómic, resuma todo el delirio pop que se vive por esos años en el terreno social y musical.

En el programa todo es desmesurado: las onomatopeyas se hacen visibles a modo de vistosos rótulos y los guiones proponen situaciones increíbles de todo punto. Batman es el actor Adam West y su compañero Robin, Burt Ward. Pero la gran baza del programa son los villanos, interpretados por estrellas de Hollywood que completan el reparto más espectacular de la historia de la televisión: Eggehead (Vincent Price), Acertijo (Frank Gorshin/John Astin), Pingüino (Burgess Meredith), Joker (César Romero), Mr. Freeze (George Sanders/Otto Preminger/Eli Wallach), Zelda la Grande (Anne Baxter), Catwoman (Julie Newmar/Eartha Kitt), el Rey Tut (Victor Buono), Bookworm (Roddy McDowall), Minstrel (Van Johnson), Ma Parker (Shelley Winters), Chicken (Edward Everett Horton), Grand Mogul (Woody Strode), Shame (Cliff Robertson), Puzzler (Maurice Evans), Sandman (Michael Rennie), la Viuda Negra (Tallulah Bankhead), Sirena (Joan Collins), Lola Lasagne (Ethel Merman), Louie (Milton Berle), Olga (Anne Baxter), Cassandra (Ida Lupino) y Minerva (Zsa Zsa Gabor). En intervenciones episódicas participan además Jerry Lewis, James Brolin, Bruce Lee, Sammy Davis Jr, Edward G. Robinson y George Raft. En definitiva, una producción única, seguida por millones de espectadores y origen de una moda sin antecedentes en el medio televisivo.

La primera teleserie de animación se estrena el 13 de septiembre de 1969 y lleva un título doble, pues en un mismo espacio se combinan episodios de doce minutos de The adventures of Batman y de Batman and Robin.

Produce la serie la compañía estadounidense Filmation, que años después, en The new adventures of Batman (1977), repite la fórmula, pero incluyendo esta vez las voces de Adam West y Burt Ward, protagonistas de la serie con actores reales. Tras el éxito de la película dirigida por Tim Burton, Warner Bros produce dos teleseries de animación, Batman: the animated series (1992-1995) y The adventures of Batman and Robin (1994), cuya ambientación tenebrosa y original diseño se ganan un merecido prestigio crítico en este campo. En 1997 se estrena una continuación, Batman: Gotham Knights.

Los textos originales y citas del autor en los que se basa este artículo fueron publicados en la revista "Todo Pantallas", en la "Enciclopedia Universal Multimedia" (Micronet) y en los libros "Historia General de la Imagen" (Universidad Europea-CEES, 2000) y "La cultura de la imagen" (Fragua, 2006). Reservados todos los derechos.

logonegrolibros

  • Creadores de espectros en el siglo XIX
    Escrito por
    Creadores de espectros en el siglo XIX En cierto sentido, Elsie Wright y Frances Griffiths, las dos jovencitas que fotografiaron a las hadas de Cottingley en 1917, son, simplemente, dos hijas de su tiempo. Niñas educadas con rigor victoriano, que leyeron hermosos…
  • Metáfora y traducción
    Escrito por
    Metáfora y traducción La metáfora y la traducción se codean en el mismo volumen borgiano, el paradójicamente titulado Historia de la eternidad. Ello ocurre a propósito de dos literaturas “primitivas”, las sagas nórdicas y Las mil y una…
  • La edad del universo
    Escrito por
    La edad del universo Los cálculos sobre la antigüedad del universo ofrecen horquillas de más y menos que, para la medida del tiempo humano, resultan inimaginables. Las mediciones aceptan que hubo un big bang, o sea una…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Traficantes subterráneos
    Traficantes subterráneos La ciencia siempre sorprende. Una y otra vez, lo que se creía bien sabido resulta erróneo o incompleto. Algo “que todos saben” es que las plantas producen su propio alimento por fotosíntesis, usando energía solar…
  • La fealdad del marciano
    Escrito por
    La fealdad del marciano A los marcianos se les pinta feos y cabezones. No se entiende cómo no protestan por haber sido representados hasta la saciedad con ojos saltones, rostros cadavéricos de tintes verdosos y unos rasgos que varían…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Stanislaw Moniuszko va a misa
    Escrito por
    Stanislaw Moniuszko va a misa Es conocida la dedicación de Moniuszko a la liturgia católica. Su catálogo recoge siete series de estas estructuras. Las tres que integran la presente grabación pertenecen a la última etapa de su vida activa (1870-1872),…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC