"Tierra baja" ("Tiefland", Leni Riefenstahl, 1944)

Tierra baja"Tierra baja –escribe Robert von Dassanowsky– se convirtió en la emigración interior de Riefenstahl frente a la hostilidad de la cúpula nazi, el trauma de la guerra y su lenta desilusión con Hitler".

"Al principio –añade– acogió el proyecto como un respiro ante los acontecimientos y una alternativa a los encargos de películas de propaganda o noticiarios de guerra. Pero cuando el proyecto se retrasó cada vez más, con infinitos rodajes en España, los Alpes austríacos, los Dolomitas y los Estudios Barrandov en Praga, utilizó el proyecto como un permanente refugio centra la Alemania nazi hasta que en 1944 terminó la producción. Posteriormente Tierra baja fue confiscada por el gobierno francés. y sólo devuelta a Riefenstahl tras sus años en campos de detenidos y su absolución por los tribunales franceses".

"En 1954 el estreno alemán de Tierra baja no atrajo la atención del público, pero, algunos críticos aplaudieron sus cualidades artísticas y técnicas. Jean Cocteau, presidente del jurado del Festival de Cannes ese año, quedó tan impresionado por la película que pidió a las autoridades de Alemania Occidental que la mandaran al Festival, petición inmediatamente denegada por Bonn. A pesar de todo, Cocteau mostró la película en Cannes donde despertó interés y apreciación. Riefenstahl no estaba satisfecha con el montaje final, echaba la culpa del abrupto final a la pérdida del material, y rápidamente retiró la película de circulación. Desde entonces Tierra baja ha sido completamente ignorada en las discusiones sobre la obra de Riefenstahl o atacada como un ejemplo de su forma anacrónica o egocéntrica de filmar" (Robert von Dassanowsky, "Leni Riefenstahl's Self Reflection and Romantic Trascendence of Nazism in Tiefland", Camera Obscura 35, 1995/96).

Ficha técnica

Tiefland (Tierra baja, 1944) Dirección: Leni Riefenstahl (algunas escenas fueron dirigidas por G. W. Pabst), Guión: Leni Riefenstahl basado en la ópera original de Eugen d'Albert. Fotografia: Leni Ricfenstahl, Alben Benitz. Música: Herbert Windt. Dirección artística: lsabella Ploberger, Erich Grave. Intérpretes: Leni Ricfcnstahl, Frantz Eichberger, Bernhard Mincui, Aribert Wascher, Maria Koppenhüler, Luis Rainer, Frieda Richard, Karl Skraup, Max Holzbor. Dirección de producción: Walter Traut. Producción: Riefenstahl Film, Plesner Film. Estreno: 1954. Duración: 99'. B/N.

Película programada en la Filmoteca Española en mayo de 2000.

  • El gran peligro
    El gran peligro Primero fue la bomba atómica, que traía consigo lo que nunca había ocurrido: la posibilidad aterradora de que el ser humano fuera la primera especie capaz de destruirse a sí misma. Los temores de un invierno nuclear,…
  • Verdad científica y consenso
    Verdad científica y consenso No hace mucho, presenté un comentario sobre el calentamiento global y el cambio climático que trae aparejado, y los describí como “la más grande amenaza para la supervivencia humana”. En respuesta, más de un lector me acusó de estar…
  • ¿Cómo afecta al suelo la sustitución de pinares por encinares?
    Escrito por
    ¿Cómo afecta al suelo la sustitución de pinares por encinares? Un estudio realizado por investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales y del Centre de Recerca Ecològica i Aplicacions Forestals descubrió en 2016 que la cantidad de CO2 emitida por el suelo a través de…

ECOCULT041

Lobo (Oberon7up), ratonero de cola roja (Putneypics) y paisaje montañoso (Dominik Bingel), CC

ECOCULTdinosaurio

ECOCULTcaballo

Caballo islandés (Trey Ratcliff), garza real (David MK), vacas de las Highlands (Tim Edgeler), pavos (Larry Jordan) y paisaje de Virginia (Ed Yourdon), CC

  • El misterio de las cebras, desvelado
    Escrito por
    El misterio de las cebras, desvelado La cebra, entre otras especies de équidos, presenta un patrón rayado característico. Existen varias teorías sobre la función que cumplen estas rayas. Investigadores de la Universidad de California (EE UU) han trabajado sobre las cinco…
  • Uros, cuando los toros no eran de lidia
    Escrito por
    Uros, cuando los toros no eran de lidia “..Líbrame señor de la boca del león, y óyeme librándome de los cuernos de los uros...” (Salmo 22:21) Siempre que se habla de grandes animales que convivieron con nuestros antepasados uno piensa en gigantescos mamuts…