"Prisioneros de la montaña" (Arnold Fanck y Georg Wilhelm Pabst, 1929)

Prisioneros de la montaña

"Uno de los géneros más populares en la Alemania de los años veinte y que se prolongó durante la época sonora –leemos en un catálogo cinematográfico del MOMA–, fueron las epopeyas de alpinismo".

"Estas películas celebraban las fuerzas místicas de la naturaleza y los esfuerzos heroicos de la humanidad en combate con ellas, un tema que Sigfried Kracauer relaciona con el misticismo del espíritu nazi. Fanck era un especialista de las películas de montaña, y Leni Riefenstahl comenzó su carrera como protagonista de las películas de Fanck. En este extraordinario ejemplo del género, Fanck se alió con Pabst, una extraña colaboración. Es difícil descubrir en qué contribuyó Pabst, el cineasta realista, a este romanticismo. Una pareja de luna de miel en las montañas conoce al adusto Dr Krafft, que perdió a su novia en esa misma montaña hace algunos años, y unen sus destinos al suyo para intentar conquistar la Pared Norte, una decisión irracional puesto que es el momento más peligroso del año, la época del deshielo. La fotografía de Allgeier, Angst y Schneeberger creó imágenes de una belleza misteriosa y terrible, montañas nevadas, nubes, laderas heladas y la búsqueda a la luz de las antorchas de las víctimas de la montaña por una gruta cubierta de hielo. El aeroplano lo maneja Ernst Udet, el aviador que posteriormente se suicidaría siendo un as de la Lutftwaffe (Circulating Film Library Catalog, MOMA, Nueva York, 1984).

"En esa época –escribe Leni Riefenstahl–, conocí a G.W. Pabst, realizador al que yo veneraba. Había visto todas sus películas varias veces. Contactamos inmediatamente y nos entendimos de maravilla. Yo sólo tenía un deseo: trabajar bajo su dirección. Entonces se me ocurrió una idea bastante loca. Si conseguía convencer a Sokal y a Fanck para que Pabst se encargase de la dirección artística de la nueva película y que Fanck sólo se encargase de la filmación de las escenas de la naturaleza y deportivas, sería una combinación fabulosa. En su oficio de filmar la naturaleza, Fanck era extraordinario, pero hacía poco caso del trabajo de los intérpretes. Pabst apreciaba al doctor Fanck y se avino a esta colaboración. La cosa resultó menos difícil de lo que yo había pensado. Fanck continuaba satisfaciendo cada uno de mis deseos y Sokal era lo suficientemente inteligente como para reconocer que ganaría mucho con aquella colaboración para el nuevo proyecto que había de titularse Prisioneros de la montaña" (Leni Riefenstahl, Memorias, Barcelona, Lumen, 1991).

Ficha técnica

Die Weisse Holle vom Piz–palü (Prisioneros de la montaña, A. Fanck y G.W.Pabst, 1929) Dirección: Arnold Fanck y Georg Wilhelm Pabst. Guión: Arnold Fanck y Ladislao Vajda, según una idea original de Arnold Fanck. Fotografía: Sepp Allgeier, Richard Angst y Hans Schneeberger. Decorados: Erno Metzner. Montaje: Arnold Fanck. Intérpretes: Gustav Diessel (Dr. Johannes Krafft) , Mizzi Gotzel (Maria Krafft), Ernst Petersen (Hans Brandt), Leni Riefenstahl (Maria Majoni), Ernst Udet (Flieger, el aviador), Otto Spring (Christian Klucker; el guía de montaña), Kurt Gerron (hombre en el bar). Productor: Harry R. Sokal. Producción: H.R. Sokal–Film GmbH, Berlín. Duración: 132'. B/N.

Sinopsis

Johannes Krafft, su mujer Maria y el guía Christian Klucker emprenden la escalada de la pared norte del Piz Palü, una cumbre suiza.

Un bloque de hielo se desprende y rompe la cuerda que ligaba a los alpinistas. La joven mujer se precipita en el vacío y desaparece en una grieta. Los auxilios llegan demasiado tarde.

Acosado por los remordimientos, Krafft escala cada año el Piz–Palü el día del aniversario de la muerte de su amada. Diez años después de la tragedia, conoce a una joven pareja, Hans Brandt y su novia Maria. Los admite como compañeros de cordada. Un nuevo drama se avecina...

Película programada en la Filmoteca Española en mayo de 2000.

  • Antilocapra americana
    Escrito por
    Antilocapra americana Grandes velocistas han dejado huella en el legado de la humanidad, desde esa leyenda viva que es Carl Lewis a otros mitos como Ben Johnson o Florence Griffith, sin olvidar al insuperable Usain Bolt. Sin…
  • Agalychnis lemur
    Escrito por
    Agalychnis lemur Desde los tiempos de la conquista y los descubrimientos, los reinos tropicales siempre han estado avocados a los cambios, la destrucción y la fragmentación. Hay especies que ya desaparecieron, otras que hoy vemos desaparecer, y…
  • ¡A nuestra salud! Salud y áreas protegidas
    Escrito por
    ¡A nuestra salud! Salud y áreas protegidas ¿Os habéis planteado alguna vez la importancia de las áreas protegidas para nuestra salud? Todos sabemos que el principal objetivo de las áreas protegidas es la conservación de la naturaleza. Todos estaremos de acuerdo en…

ECOCULT041

Lobo (Oberon7up), ratonero de cola roja (Putneypics) y paisaje montañoso (Dominik Bingel), CC

ECOCULTdinosaurio

ECOCULTcaballo

Caballo islandés (Trey Ratcliff), garza real (David MK), vacas de las Highlands (Tim Edgeler), pavos (Larry Jordan) y paisaje de Virginia (Ed Yourdon), CC

  • Un taxónomo del siglo XXI
    Un taxónomo del siglo XXI En cada centímetro cuadrado del planeta que habitamos bulle la vida. En el suelo fértil, en cada milímetro cúbico de agua de un estanque, de un río o del mar; en el dosel de un…
  • La vida más antigua
    La vida más antigua ¿De dónde venimos? ¿Quiénes somos? ¿A dónde vamos? Éste es el tipo de preguntas filosóficas que hacen que muchos científicos –y no científicos– se burlen del trabajo de los filósofos. Pero recordemos que las ciencias…