"La puerta del cielo" ("Heaven's gate", 1980)

La puerta del cieloAunque el Nuevo Hollywood reclamaba propuestas cada vez más originales, también necesitaba ser rentable. Esa contradicción explica el desastre absoluto en el que se convirtió la producción y el estreno comercial de La puerta del cielo, de Michael Cimino.

Inspirado en un argumento de Larry Cohen, William Richert dirige, en 1979, la película El triunfador, trabajando con un reparto variopinto, que incluye, junto a Jeff Bridges, a Bianca Jagger, Ned Beatty y Belinda Bauer.

Parafraseando el título de la película de Richert, podría hablarse de una genuina compañía del éxito al hacer referencia a La puerta del cielo (1980), siguiente título en la filmografía de Bridges y, por otro lado, uno de los westerns más caros de la Historia del Cine... y también uno de sus mayores fracasos.

"El perfeccionismo de Cimino –cuenta Peter Biskind– no tenía límites, y pronto todo el mundo vio que el director filmaba a un ritmo excesivamente lento. Mientras que el presupuesto preveía dos páginas al día de un guión de ciento treinta y tres páginas, el ritmo real se acercaba más a los cinco octavos de página. Al cabo de los primeros doce días de rodaje, Cimino ya llevaba diez días y quince páginas de retraso. Comenzó a perder terreno al ritmo de un día por toma. Hacía levantar, tirar y volver a levantar decorados, y traer carretadas de extras. Rodaba diez, veinte, treinta tomas de cada escena, y hacía copias de casi cada una de ellas, unos tres mil metros al día (dos horas de película o más), lo que significaba un coste de doscientos mil dólares por día, lo que es lo mismo que decir un millón por semana".

El presupuesto inicial acabó consumido cuando aún faltaban más de tres cuartas partes del rodaje. Cuando La puerta del cielo se estrenó, duraba tres horas y treinta y cuatro minutos. "Tras el estreno –dice Biskind–, la fiesta se dio en el Four Seasons. No se presentó casi nadie, lo cual fue casi una premonición de las críticas del día siguiente, que fueron demoledoras. (...) En una jugada sin precedentes, United Artists retiróla película para volver a montarla y darle una duración razonable -esa vez a petición del propio Cimino-, y canceló el estreno en Los Ángeles" (Moteros tranquilos, toros salvajes, Anagrama, 2004).

El coste final de La puerta del cielo fue de cuarenta y cuatro millones de dólares. Se reestrenó severamente cortada, con un metraje de dos horas y media, pero apenas recaudó 1,3 millones de dólares. Fue el fin del estudio United Artists, que acabó en manos de Metro Goldwyn Mayer, propiedad de Kirk Kerkorian.

Cuenta Bridges que su rancho de Montana aparecía La puerta del cielo en varias escenas de la cinta: "Mi personaje estaba inspirado en mi propio bisabuelo, un pionero.

Soy muy emotivo para esas cosas", señala.

Pero las emociones personales de un actor no convierten un desastre en éxito, por más que éste se empeñe en culpar a la crítica. Y eso, aun reconociendo haber tenido dudas sobre el estilo europeo de la cinta al verla en un preestreno.

"Ahora que he visto la película unas seis veces –reflexiona Jeff–, cuanto más la reviso más claramente compruebo lo que Cimino intentaba hacer y más me gusta".

A pesar de lo señalado, no todo es negativo en este largometraje.

Además de la excelente fotografía de Vilmos Zsigmond, hay que destacar el amplio reparto, integrado por actores de la categoría de John Hurt, popular por su actuación en El hombre elefante (1980), la actriz francesa Isabelle Huppert, que aparecía en la magnífica Coup de torchon (1981), y Christopher Walken, reconocido por su interpretación en El cazador (1978), también bajo la dirección de Cimino.

Asimismo, aparecen en la cinta Kris Kristofferson, un cantante country que nunca ha terminado de creerse su condición de actor, pese a protagonizar cintas como Alicia ya no vive aquí (1974) y Convoy (1978), un debutante Mickey Rourke e incluso uno de los malvados oficiales de Hollywood, Brad Dourif, cuyas mejores interpretaciones se encuentran en Los ojos de Laura Mars (1978), Dune (1984) y Arde Mississippi (1988).

A punto está Bridges de retomar ese mismo año el camino del western, ya que Walter Hill ha pensado en él y su hermano para intervenir en Forajidos de leyenda (1980). Sin embargo, el contrato nunca llega a concretarse.

Producción: United Artists.

Director: Michael Cimino.

Intérpretes: Jeff Bridges, Kris Kristofferson, Christopher Walken, Sam Waterston, John Hurt, Brad Dourif, Joseph Cotten e Isabelle Huppert.

Sinopsis

Wyoming, 1890. La sociedad de cultivadores se enfrenta con los inmigrantes llegados de Europa. La violencia entre ambos bandos crecerá hasta estallar en la que las futuras generaciones conocerán como la Guerra del Ganado del Condado de Johnson.


ECOCULT041

Lobo (Oberon7up), ratonero de cola roja (Putneypics) y paisaje montañoso (Dominik Bingel), CC

ECOCULTdinosaurio

ECOCULTcaballo

Caballo islandés (Trey Ratcliff), garza real (David MK), vacas de las Highlands (Tim Edgeler), pavos (Larry Jordan) y paisaje de Virginia (Ed Yourdon), CC