"Apocalypse Now" (1979)

Apocalypse Now

Uno tiene que estar a la altura de su destino, y a Coppola le tocó demostrarlo en la jungla filipina, bajo una lluvia infernal, mientras rodaba esta mítica producción que cambió nuestra idea de la guerra.

Apocalypse Now se ambienta en Vietnam, a finales de los sesenta. Su protagonista es el capitán Benjamin L. Willard (Martin Sheen), un tipo inestable y escéptico, obligado a internarse en esa floresta exuberante y peligrosa donde reina, como un caudillo tártaro, Walter E. Kurtz (Marlon Brando), antiguo coronel de las Fuerzas Especiales.

El guión de Coppola y John Milius parte de varias fuentes. La más obvia es la novela de Joseph Conrad El corazón de las tinieblas, pero también incluye referencias tomadas de Lord Jim, de la película de Werner Herzog Aguirre: La cólera de Dios, y de los artículos firmados por el corresponsal de guerra Michael Herr en la revista Esquire, entre 1967 y 1969 (Herr, un maestro del Nuevo Periodismo, escribió más tarde el guión de Full Metal Jacket).

Sobre Apocalypse Now se ha escrito tanto que resulta difícil proponer nuevas ideas. Las dimensiones ciplópeas del proyecto, la mágica fotografía de Vittorio Storaro y el empuje poético de la narración forman parte de su leyenda.

Por si ello no bastara, la película cuenta con un puñado de personajes inolvidables. Por ejemplo, el teniente coronel Colonel William "Bill" Kilgore (Robert Duvall), amante del surf y capaz de dirigir el Primer Escuadrón de Caballería Aerotransportada como si fuese Custer en Little Big Horn, a los sones de Richard Wagner. O el reportero encarnado por Dennis Hopper, acaso inspirado en el fotógrafo Sean Flynn: enfebrecido por el alcohol y las drogas e incapaz de distinguir la realidad de la fantasía.

Preparativos

Coppola quería que George Lucas se hiciese cargo de la dirección de Apocalypse Now. El éxito descomunal de El padrino II había alimentado de tal modo la megalomanía del director que éste empezó a desatender sus propios límites. "Francis –escribe Peter Biskind– quería tener lista Apocalypse Now para el Bicentenario –1976–, pero George había comenzado a trabajar en el guión de La guerra de las galaxias, y puso reparos. Francis no tenía en gran estima el guión de George, y le dijo que estaba loco si se obstinaba en hacerlo, sobre todo teniendo la oportunidad de dirigir Apocalypse".

Gary Kurtz, el productor de Lucas, viajó a Filipinas para localizar los exteriores del rodaje. Por aquellos días, el presupuesto previsto era de dos o tres millones de dólares: una cifra infinitamente inferior al coste final del proyecto.

Cuando Lucas se desentendió de Apocalypse Now, Coppola decidió controlar la producción. Evitó el acuerdo con los grandes estudios y vendió los derechos a distribuidores europeos. Por desgracia, ya había perdido un millón de dólares en preparativos y ninguna estrella había aceptado un papel en la película.

John Milius había escrito el guión en 1969, inspirándose en la citada obra de Conrad. Pero Coppola decidió colorear la épica de Milius con un toque psicodélico, alucinado y decididamente poético.

Harvey Keitel aceptó dar vida a Willard, y Robert Duvall firmó su contrato para encargarse del coronel Kilgore. Marlon Brando se convenció de que Kurtz era un papel idóneo para él cuando le ofrecieron un millón a la semana durante tres semanas, y un once por ciento de la recaudación.

Antes de tomar su vuelo rumbo a Filipinas, Coppola se puso en contacto con su mentor. "Francis –nos cuenta Biskind– llamó a Roger Corman, que había filmado varias veces en las Filipinas. «Sé que has rodado películas en esa zona. ¿Qué consejo puedes darme?» «Mi consejo, Francis, es: no vayas.» «Es demasiado tarde para cambiar. Llevamos semanas de preparativos.» «Vas a llegar justo cuando empieza la estación lluviosa, y dura de mayo a noviembre. Nadie filma allí en esa época del año.» «Pues será una película lluviosa.» (Moteros tranquilos, toros salvajes, Anagrama, 2004).

Tras los primeros reveses del proyecto, varias cosas habían cambiado en el plan de rodaje. Así, el papel del capitán Benjamin L. Willard había sido heredado por Martin Sheen, después de que Coppola rechazase a Keitel por su falta de sintonía con el personaje.

Apocalypse Now

El rodaje en Filipinas

Las compañías norteamericanas, desde los tiempos de la Segunda Guerra Mundial, han elegido localizaciones filipinas para rodar largometrajes ambientados en el Sudeste Asiático. Pensemos en títulos como La patrulla del coronel Jackson (1945), de Edward Dmytryk; Guerrilleros en Filipinas (1950), de Fritz Lang; Misión Batanga (1967), de Keith Larsen; y Comando en el mar de China (1970), de Robert Aldrich.

Gracias al elevado nivel de las infraestructuras locales, la sido posible ambientar de modo convincente filmes como El año que vivimos peligrosamente (1982), del australiano Peter Weir; y Oficial y caballero (1982), de Taylor Hackford.

Por esa razón, Filipinas se convirtió a partir de los setenta en el destino preferido de los equipos de rodaje norteamericanos que deseaban reproducir las selvas y las poblaciones vietnamitas en producciones como Los chicos de la compañía C (1977), de Sidney J. Furie; Apocalypse now y Platoon (1986), de Oliver Stone.

Gracias a Fred Roos, que había rodado en Filipinas con Monte Hellman, Coppola fue recibido en Manila por varios de sus contactos el 1 de marzo de 1976. Toda la familia del director le acompañaba en un viaje que pronto adquirió un tono endemoniado.

El tifón Olga arruinó el calendario de rodaje, incrementando unos costes que amenazaban con transformar la filmación en una bancarrota asegurada.

Para complicar las cosas, el set donde iba a rodarse la fiesta Playboy quedó destrozado.

Cuando Marlon Brando viajó a Filipinas, un espíritu de improvisación desesperada se había adueñado del rodaje.

El 5 de marzo de 1977, Martin Sheen sufrió un ataque cardiaco, y en medio de ese drama, Coppola se sentía incapaz de rodar un desenlace adecuado para Kurtz.

Finalmente, con la ayuda de Dennis Jakob, el realizador aprovechó algunos rituales de la tribu ifugao y decidió narrar un final mítico, en el que Kurtz, un caudillo guerrero, muere a manos de un nuevo señor de la guerra, Willard, que se convierte en su sucesor.

Cuando Coppola dio por terminada la filmación el 21 de mayo de 1977, el equipo regresó exhausto a Estados Unidos.

Sin embargo, aún faltaba el montaje, y ese proceso estuvo tan lleno de incertidumbre como todo el trabajo anterior. Duró todo un año y además se complicó con las novedades tecnológicas que Coppola deseaba incorporar a la banda de sonido. De hecho, esta fue la primera cinta que se estrenó con sonido envolvente.

Michael Herr escribió, a lo largo de varios meses, distintas versiones de la narración en off que da sentido a los distintos episodios que componen la cinta.

En 2001, Coppola estrenó Apocalypse Now Redux, una versión con 49 minutos añadidos, que no habían aparecido en el corte original. Por ejemplo, todas las secuencias ambientadas en la plantación francesa de los Marais, en las que el cineasta propone una reflexión en torno al colonialismo.

En todo caso, cualquiera que desee apreciar en qué medida este fue un proyecto titánico, puede comprobarlo en el documental Hearts of Darkness: A Filmmaker's Apocalypse (1991), rodado por la esposa de Coppola, Eleanor, junto a George Hickenlooper y Fax Bahr.

Apocalypse Now

Entrevista con Martin Sheen y Francis Ford Coppola

Apocalypse NowFrancis Ford Coppola: Bueno, interactuar con Marlon fue una verdadera aventura. Cuando la película terminó y comenzaron nuestras vidas, al estar con él, aquello de lo que hablaba. ¿Recuerdas cuando llegó? Se suponía que iba a estar durante tres semanas, y qué hizo la primera semana.

Martin Sheen: Trabajamos en el guión, sí.

FC: Estabais todos listos para rodar, pero no sabíais qué íbamos a rodar finalmente. Doy gracias a Dios por Vittorio Storaro. Menos mal que él estaba allí. No teníamos un uniforme de camuflaje para Brando, así que no podíamos añadirle el aspecto militar, porque no hacen uniformes militares en tallas extra extra grandes, así que ¿cómo le vestíamos? Entonces se me ocurrió una idea, ¿y si rodamos en la oscuridad con la cabeza rapada para que parezca alguien realmente grande? Porque es ancho de espaldas. Entonces usamos a Pete Cooper, que medía 1’98 m y conducía nuestra lancha, y retratamos a Kurtz como un gigante. Es algo que intentamos, pero entonces Victoria me dijo: Francis vamos a probar algo nuevo para ayudarte. Probemos, ¿qué más da? No tenía ni idea de cómo hacer esas secuencias. Tú estabas allí. Le rodeamos de oscuridad y Marlon empezó a actuar desde las sombras, sacando la cabeza hacia la luz, pasándose una esponja por la cabeza. Y paso a paso lo hicimos. Empecé a escuchar todas esas conversaciones en la casa flotante, lo estaba grabando todo para guionizar su parte y cómo se relacionaría con lo que estábamos haciendo. Y lo unimos todo, porque no había un guión exacto.

FC: ¿En qué pensabas allí? Deberías haberlo dejado e irte a casa.

MS: Aquella vez, cuando estallaron las cargas en el agua mientras nos íbamos, esa secuencia fue la que más me asustó. Porque cuando alzamos el bote era muy ligero, pero eso fue como un terremoto, las cargas estaban sacudiendo el bote y pensé: ¡Oh Dios mío! Es como si tuviera pedazos del bote en el cuerpo. Pensé en cómo sería si alguna carga lo alcanzaba. Estaba hecho de plástico, haría un agujero y nos quedaríamos allí. Pero puedo nadar hasta la orilla.

FC: ¿Qué reacción esperabas de la gente?

MS: Francamente, fue muy difícil superar la apertura de la película, porque nunca la he visto completamente. Aunque hice la narración para esa escena, nunca llegué a ver el material que se grabó. No sé lo que usaste. Fue muy impactante. Mientras lo veíamos, mis amigos me preguntaban, ¿cómo te sientes al ver esto? Y les dije: bueno, ese no soy yo, ese es quien era en aquel momento. Y está bien, porque estaba viendo a alguien que había hecho la película, y ahora ya no soy esa misma persona, así que está bien. Quizás me hayas oído decir en entrevistas qué haría si alguien me hubiese pedido que hiciera la película ahora. Vamos a hacer esta película, vamos a estar en Filipinas durante unos quince meses, puede que tengas algún problema allí, ¿qué te parece? Le diría que no, gracias, pero no. Desde entonces he aprendido a no tener ni el más mínimo arrepentimiento, porque nunca me hubiese conocido a mí mismo de la forma en la que tengo el privilegio de hacerlo ahora. Y aceptar la responsabilidad de quién soy y lo que hice y seguir adelante. Fue un hito en mi vida. Esa escena en particular me reveló algo sobre mí mismo. Todavía guardo una imagen en mí mismo.

FC: Estuviste dispuesto a hacer esa escena, porque finalmente la hiciste.

MS: Sí, y me rompió. Me rompió para bien, fue como si me rompiera el ego, la vanidad. Quiero ser guapo, quiero ser viril y quiero ser capaz de proyectar este personaje. La única parte fructífera de todo ello fue la ruptura, algo que básicamente sucedió por accidente.

  • El gran peligro
    El gran peligro Primero fue la bomba atómica, que traía consigo lo que nunca había ocurrido: la posibilidad aterradora de que el ser humano fuera la primera especie capaz de destruirse a sí misma. Los temores de un invierno nuclear,…
  • Verdad científica y consenso
    Verdad científica y consenso No hace mucho, presenté un comentario sobre el calentamiento global y el cambio climático que trae aparejado, y los describí como “la más grande amenaza para la supervivencia humana”. En respuesta, más de un lector me acusó de estar…
  • ¿Cómo afecta al suelo la sustitución de pinares por encinares?
    Escrito por
    ¿Cómo afecta al suelo la sustitución de pinares por encinares? Un estudio realizado por investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales y del Centre de Recerca Ecològica i Aplicacions Forestals descubrió en 2016 que la cantidad de CO2 emitida por el suelo a través de…

ECOCULT041

Lobo (Oberon7up), ratonero de cola roja (Putneypics) y paisaje montañoso (Dominik Bingel), CC

ECOCULTdinosaurio

ECOCULTcaballo

Caballo islandés (Trey Ratcliff), garza real (David MK), vacas de las Highlands (Tim Edgeler), pavos (Larry Jordan) y paisaje de Virginia (Ed Yourdon), CC