Modigliani y su tiempo. Exposición de Modigliani en Madrid

alt

El 5 de febrero abrió sus puertas la exposición Modigliani y su tiempo, un nuevo proyecto expositivo conjunto del Museo Thyssen-Bornemisza y la Fundación Caja Madrid.

La muestra, que reúne un total de 126 obras, permanecerá abierta hasta el 18 de mayo, y se propone analizar la trayectoria artística de una de las grandes figuras del arte del siglo XX, Amedeo Modigliani (1884-1920), desde su llegada a París en 1906 hasta su muerte.

La gran novedad de este ambicioso proyecto es que, por primera vez, se presenta la obra del artista italiano en diálogo directo, tanto con los grandes maestros que influyeron en él –Cézanne, Picasso o Brancusi–, como con sus amigos de Montparnasse: Marc Chagall, Jacques Lipchitz, Chaïm Soutine, Moïse Kisling, Ossip Zadkine, Tsugouharu Foujita o Jules Pascin, entre otros.

Modigliani fue un artista abierto a los principales movimientos de la vanguardia parisiense anterior a la Primera Guerra Mundial pero, a su vez, se mantuvo siempre independiente de todos ellos; contemplar su obra junto a la de todos estos artistas –tanto grandes nombres de la historia del arte, como otros menos conocidos u olvidados, pero que fueron también protagonistas del arte europeo de comienzos del siglo XX–, permitirá valorarla en su justa medida.

Sus inconfundibles retratos, desnudos, esculturas, dibujos e, incluso, paisajes, expuestos junto a escogidos ejemplos de artistas como Gauguin, Cézanne, Picasso, Brancusi o Derain, permitirán no sólo mostrar influencias, descubrir similitudes o destacar paralelismos, sino también presentarla al público con una luz nueva, en el entorno en el que fue creada, y poner de manifiesto su fuerte personalidad, sofisticada y elegante.

Las obras reunidas en esta exposición proceden de numerosas colecciones privadas, museos e instituciones de todo el mundo, destacando, tanto por la importancia de las obras como por el número de préstamos, las procedentes de la National Gallery of Art de Washington, la Tate de Londres, el Muzeul de Arta de Craiova (Rumania), el MoMA de Nueva York, el Centre Georges Pompidou de París, el Metropolitan Museum of Art de Nueva York, la Association des Amis du Petit Palais de Ginebra, la Staatsgalerie Stuttgart, el Solomon R. Guggenheim Museum de Nueva York, el Musée Zadkine de la Ville de Paris, así como de diversas colecciones privadas.

La exposición está estructurada en dos grandes secciones correspondientes a la relación de Modigliani con sus maestros, reunida en las salas del Museo Thyssen-Bornemisza, y con sus amigos, que se muestra en la sede de la Fundación Caja Madrid, al tiempo que sigue también un discurso cronológico.

Obras en el Museo Thyssen-Bornemisza

Las grandes retrospectivas

Un año después de su llegada a París, Modigliani expone siete de sus obras en el Salon d'Automne de 1907, en el Grand Palais. Las grandes retrospectivas del París de esa época, como las dedicadas a Gauguin (1906) y Cézanne (1907) en el mismo Salon d'Automne, o las de Toulouse-Lautrec (1908) y, de nuevo, Cézanne (1910) en la Galerie Bernheim-Jeune, tuvieron una influencia decisiva en la formación plástica del joven Modigliani; al igual que la obra temprana de Picasso, que pudo conocer en sus visitas a las galerías de Ambroise Vollard y Clovis Sagot.

El contacto con las vanguardias parisinas produjo en el artista italiano un choque entre la impronta de su formación académica y la negación del arte del pasado por parte de las principales corrientes vanguardistas.

Las obras reunidas en esta primera sala muestran cómo Modigliani intenta forjar su propio estilo asistido por el ejemplo de todos estos artistas; pero, muy particularmente, de Cézanne, en cuya obra vio resuelto el conflicto entre los maestros antiguos y un lenguaje plástico plenamente moderno.

Una lección de escultura

Desde su llegada a París, Modigliani albergaba el deseo de ser escultor; él mismo referiría en más de una ocasión a sus amigos que su dedicación a la pintura era meramente "alimenticia", a la espera de poder desarrollar su verdadera vocación. Ésta vendría de la mano del descubrimiento del Arte Negro y de su amistad con el escultor rumano Constantin Brancusi, quien le alentó a emprender la talla directa en piedra dejando atrás los remanentes tardorrománticos de su producción temprana.

Derain y Picasso fueron algunos de los primeros artistas de la vanguardia parisina en mostrar su interés hacia el arte negro y ponerlo de manifiesto en su obra. Modigliani, quien posiblemente conoció Las señoritas de Avignon en fecha temprana, estudió el arte negro junto a su amigo y mecenas Paul Alexandre en repetidas visitas a la sección de etnografía del Trocadero ya en 1908; ese mismo año realiza sus primeros estudios de cabezas y cariátides inspirados en modelos africanos, de los que en esta sala se presentan magníficos ejemplos.

Amedeo Modigliani se dedicó a la escultura de forma casi exclusiva durante cinco años; su labor como escultor iluminará toda su obra posterior y será definitiva en la formación de su estilo pictórico maduro.

Retratos I

Fue principalmente la tuberculosis lo que impidió a Modigliani proseguir con su carrera de escultor debido a la irritación que el polvo de la piedra causaba en sus pulmones. En el mismo verano de 1914 en que estalla la Primera Guerra Mundial, el escritor Max Jacob le presenta al marchante Paul Guillaume y, aunque Modigliani no ha abandonado aún la escultura, se presenta a sí mismo como pintor.

Desde 1915 se dedica al género del retrato como principal medio de subsistencia y de acercamiento a la realidad multicultural de Montparnasse. Sus primeros retratos (1914) son deudores aún de la paleta fauve pero enseguida dan paso a un periodo en el que se evidencia cierta proximidad con el cubismo –movimiento al que el artista italiano fue adscrito en más de una ocasión tras su participación en la sala cubista del Salon d'Automne de 1912–; aún así sus retratos de esos años son marcadamente independientes, nutridos por su propia experiencia como escultor.

Ya en 1916-1917 encontramos el estilo maduro de Modigliani, caracterizado por la síntesis entre línea y volumen plástico, manteniendo siempre en sus retratos un equilibrio entre la arquitectura formal de la obra y la fidelidad hacia la fisonomía individual del retratado.

Del completo conjunto de obras reunido en esta sala, destacan los retratos de Anna Zborowska, mujer de su marchante y amigo Léopold Zborowski, así como los de los pintores Diego Rivera y Juan Gris, el del escritor judío Max Jacob, el de su compañera, Jeanne Hébuterne y su propio retrato.

Desnudos

Modigliani abordó el tema del desnudo femenino desde sus primeros años en París. Sus primeras obras están dotadas de un fuerte componente expresivo, acorde con la concepción simbolista del cuerpo femenino como fuente de pecado. Poco a poco, sus desnudos se fueron desembarazando de todo contenido moralista para abrazar la sensualidad mediterránea.

Los grandes desnudos de Amedeo Modigliani datan de 1917 y fueron pintados en el apartamento de Zborowski en la rue Joseph Bara, a requerimiento del propio marchante que pensaba con ellos satisfacer la demanda de los coleccionistas más audaces. Sin embargo, las cerca de 30 obras pintadas entre 1917 y 1919 no recibieron la acogida esperada.

Con ellos el pintor italiano se suma a la gran tradición del desnudo recostado iniciada por Giorgione en el siglo XVI, sin renunciar a un lenguaje plenamente moderno. Así lo evidencia el aplanamiento de las figuras femeninas, el empleo de un punto de vista inusualmente cercano, casi de primer plano fotográfico, y el protagonismo conferido a la línea como elemento expresivo.

La conjunción de todos estos factores hace de sus desnudos recostados un auténtico icono del arte moderno.

Obras en la Fundación Caja Madrid

Una de estas famosas obras, procedente de la Pinacoteca Giovanni e Marella Agnelli de Turín, recibe al visitante de la exposición en la sede de la Fundación Caja Madrid, a modo de prolongación y enlace con las obras expuestas en el Museo Thyssen-Bornemisza; al igual que la primera sala, dedicada de nuevo al retrato; los dos géneros que conforman el grueso de la producción artística del artista italiano.

Retratos II

Entre 1917 y 1918 Modigliani pintó a mecenas y amigos, hasta llegar a conformar una verdadera galería de retratos del Montparnasse de los años 1910. Durante su estancia en Cagnes y en Niza –entre 1918 y 1919–, también posaron para él campesinos y jóvenes trabajadoras que se vieron dignificados en su obra. El retrato supuso para Modigliani algo más que un mero género: era una manera de abrirse al “otro”, de penetrar en otras vidas.

Algunos de los artistas a los que Modigliani retrató en los últimos años de su vida –protagonistas igualmente del arte francés de los años 1910 y 1920– dedicaron también buena parte de su producción a este género; tal es el caso de los también judíos Moïse Kisling y Chaïm Soutine, a quienes frecuentó desde 1913. Algunos ejemplos del furioso expresionismo de Soutine y del lenguaje más contenido y luminoso de Kisling, se completan en esta sala con una obra temprana de Jeanne Hébuterne.

Desnudos II

Siguiendo el ejemplo del Renacimiento, Modigliani llevó a cabo también desnudos erguidos; dos magníficos ejemplos, basados en la Fornarina de Rafael, protagonizan este espacio dedicado al tema del desnudo en la obra de los artistas de Montparnasse.

En él encontramos obras de Van Dongen, Suzanne Valadon –a quien Modigliani consideró su madre adoptiva–, de los pintores judíos Marc Chagall, Moïse Kisling y Jules Pacin, y del pintor japonés asentado en Montparnasse, Tsugouharu Foujita. Con estilos bien diferenciados, la obra de estos artistas evidencia la rica variedad del arte parisiense de las dos primeras décadas del siglo XX, que no puede reducirse a las etiquetas de los diversos "ismos".

Paisajes

Durante su estancia en Niza, la escasez de modelos llevó a Modigliani a emprender varios paisajes. Se trata de obras de perfil arquitectónico, a la manera de Cézanne, Braque o Derain, aunque dotadas de un componente melancólico nuevo. Pese a no ser un género muy frecuentado por el artista italiano –en total se conserva media docena de obras– el paisaje sí tuvo una notable importancia en pintores próximos a él, como Marc Chagall, Chaim Soutine y Maurice Utrillo.

En la sala se presenta una buena muestra de ello: frente a la contención de Paisaje en Cognes de Modigliani, destacan los paisajes encendidos y convulsos que su amigo Soutine pintó también en el sur de Francia, o las vistas urbanas de París, eje de la producción pictórica de otro de los artistas más próximos al pintor italiano, Maurice Utrillo, o las fantásticas y oníricas imágenes de Marc Chagall.

Dibujos

El dibujo constituyó una constante fuente de experimentación para Modigliani, el sustrato de muchos de sus logros pictóricos y su medio principal de subsistencia. El joven artista recorría diariamente los cafés de Montparnasse para retratar a los clientes sentados en las terrazas; con lo que obtenía por estos dibujos, tenía suficiente para subsistir hasta el día siguiente. Las obras aquí reunidas muestran la extraordinaria faceta de Amedeo Modigliani como dibujante, con retratos de amigos y conocidos.

Documentos gráficos

La exposición se cierra con una sala dedicada a fotografías de Modigliani y de aquellos que le rodearon, junto a imágenes de los lugares donde trabajó y vivió, que ayudarán al espectador a completar su acercamiento a la figura del artista italiano. Las fotografías son ampliaciones de originales de la época y proceden del Modigliani Institut Archives Légales, Paris-Rome.

Actividades paralelas

Curso monográfico

Del 27 de febrero al 30 de abril, tendrá lugar en el Museo Thyssen-Bornemisza un curso monográfico en torno al tema de la exposición; su director, y comisario también de la muestra, Francisco Calvo Serraller, abrirá el ciclo con una conferencia sobre el ambiente artístico que propició la gestación del personal estilo de Modigliani.

Sus vínculos con otros artistas y escritores de Motparnasse, su contribución al retrato y el desnudo moderno, su influencia en España o la leyenda tejida en torno a su figura, serán otros de los asuntos sobre los que versarán el resto de las intervenciones a cargo de escritores y diversos especialistas.

Las ocho conferencias tendrán lugar los miércoles a las 17:30 en el salón de actos. La matrícula podrá realizarse del 29 de enero al 15 de febrero para estudiantes de la Universidad Complutense, Autónoma de Madrid y Amigos del Museo y el 16 al 27 de febrero para público en general.

Ciclo de cine

Como complemento a la exposición se está organizando un ciclo de cine en torno a la figura de Modigliani. El programa incluirá una selección de películas sobre el artista y su época.

Ficha de la exposición

Título: Modigliani y su tiempo

Fechas: Del 5 de febrero al 18 de mayo de 2008

Organizadores y sedes: Museo Thyssen-Bornemisza y Fundación Caja Madrid

Comisario: Francisco Calvo Serraller

Comisario técnico: Juan Ángel López Manzanares

Número de obras: 126 (67 en el Museo Thyssen-Bornemisza y 59 en la Fundación Caja Madrid); 40 ampliaciones fotográficas de originales de la época.

Publicaciones: Catálogo con ensayos de Francisco Calvo Serraller, Kenneth Wayne, Vicente Molina Foix y Juan Ángel López Manzanares; editado en español e inglés. Guía didáctica.

Ciclo de conferencias: Del 27 de febrero al 30 de abril de 2008; dirigido por Francisco Calvo Serraller

Información para el visitante

Museo Thyssen-Bornemisza. Paseo del Prado 8, 28014 Madrid.

Horarios y tarifas: de martes a domingo de 10.00 a 19.00 horas. La taquilla cierra a las 18:30h. Exposición temporal: 5 € (Reducida: 3,50 € para estudiantes y mayores de 65 años). Exposición temporal + Colección permanente: 9 € (Reducida: 5 € para estudiantes y mayores de 65 años previa acreditación).

Fundación Caja Madrid. Plaza de San Martín, 1, 28013 Madrid.

Horario: de martes a domingo de 10.00 a 20.00 horas Entrada libre.

Desnudo (1917), de Amedeo Modigliani © Solomon R. Guggenheim Museum, Nueva York. Cortesía de la Fundación Caja Madrid. Reservados todos los derechos.

  • Los primeros americanos
    Los primeros americanos El viaje de Colón había sido planeado para llegar a China o a Japón. Su error de cálculo, muy común en la época, que suponía un diámetro terrestre menor al que realmente tiene, lo había…
  • ¡Corre homo, corre!
    Escrito por
    ¡Corre homo, corre! Los seres humanos no estamos hechos para correr rápido, pero sí para correr distancias largas. He aquí la evidencia anatómica y fisiológica de que estamos mejor adaptados para la carrera de resistencia que muchos otros…
  • Dinosaurios con plumas
    Dinosaurios con plumas Los fósiles recientemente descubiertos en China proporcionan una evidencia directa de que las plumas no son específicas de las aves y que estaban presentes en sus ancestros dinosaurianos. En el año de 1860, en la…

ECOCULT041

Lobo (Oberon7up), ratonero de cola roja (Putneypics) y paisaje montañoso (Dominik Bingel), CC

ECOCULTdinosaurio

ECOCULTcaballo

Caballo islandés (Trey Ratcliff), garza real (David MK), vacas de las Highlands (Tim Edgeler), pavos (Larry Jordan) y paisaje de Virginia (Ed Yourdon), CC